lunes, julio 21, 2014

Berlín literario

La estancia en Berlín me ha permitido, entre otras cosas, asistir a la conferencia «La literatura como instrumento de la memoria» de Joan Ramon Resina, profesor de la Universidad de Stanford, California, de visita investigadora en Alemania. Durante la charla en la Universidad de Humboldt citó, no necesariamente en este orden, a Charles Dickens, Josep Pla, San Agustín, Immanuel Kant y a Robert Bertin, entre otros. Con estos mimbres, Resina tejió una ponencia para ofrecernos un cesto lleno de referencias urbanas y literarias, de preguntas sobre la función de la literatura – artículo de consumo o ritual de cenáculo – así como de las salidas laborales para un Doctor en literatura. En el debate posterior a la conferencia, uno de los asistentes comentó la huella que ha ocasionado la novela de Alfred Döblin, Berlin Alexanderplatz (1929), en la memoria de los lectores y que ha arrastrado a miles de ellos a viajar a la plaza berlinesa para sentir, como en la novela, cuán pequeño es el ser humano.


Cementerio de Dorotheenstädtischer.
© Fotografía del autor.

Una amiga, de visita en Berlín, no quería volver a Madrid sin tomarse una Berliner en una de las mesas desde donde Bernhard Gunther, investigador privado del Hotel Adlon, trabajó durante la primera mitad del siglo XX. En la tertulia que acompañó la cerveza, surgieron otras ficciones que nos han permitido trasladarnos, desde el sofá de casa, a la capital alemana. Un amigo apuntaba la adaptación para la televisión de Berlin Alexanderplatz (1980) realizada por Fassbinder o la cinta de Billy Wilder Uno, dos, tres (1961), mucho más que una historia sobre la Guerra Fría. Otro señalaba la historia de amor de Una princesa en Berlín (1982), de Arthur Solmssen, en los prolegómenos del Tercer Reich. Un tercero nombraba la película El cielo sobre Berlín (1987), de Wim Wenders: «Hay ángeles en las calles de Berlín. Caminan junto a ti». Yo apunté la novela de Hans Fallada, Solo en Berlin (2011). Salimos del Hotel Adlon, terminada la cerveza con Bernie, decididos a seguir recorriendo páginas de Berlín.

Ahora dale al play y disfruta de la banda alemana Die Toten Hosen. El tema es «Tage wie diese».


Hasta el próximo lunes, si la vida lo permite.

No hay comentarios: