lunes, junio 23, 2014

Berlín gay

No me gustan las multitudes. Con la esperanza de que el Orgullo gay berlinés no fuera tan concurrido como el madrileño, me pasé por los eventos de las organizaciones lésbicas con el objetivo de tomarme una cerveza y charlar tranquilamente con los amigos. Hordas me obligaron a dejar aparcada a Sally a varias manzanas. Puestos de comida ambulante, barras donde acodarse, música ensordecedora y ríos de personas que deambulaban entre los centenares de stands. Entre ellos, el de la asociación de trabajadores gais de Deutsche Bank o la federación gay de sindicatos policiales europeos. Me pregunto si el ministro español de Interior – y del Opus – permitiría algo semejante en el reino de Felipe VI. En ambas aceras de Motzstraße (versión berlinesa, en calle, de la plaza de Chueca) bebíamos cerveza (en botellas no inferiores a medio litro) y discutíamos en qué contenedor debíamos declinar los envases de vidrio en función de su color (contenedor de vidrio verde, marrón o de vidrio transparente).


© Fotografía de A. Gómez.

«Soy gay y eso está bien». Con esas palabras empezaba Klaus Wowereit su andadura como alcalde de Berlín en 2001. Quizá por eso el Orgullo gay berlinés dura diez días y eso está bien. El pasado fin de semana, como no tuve suficiente con los festejos lésbicos del anterior, me lancé a la calle para participar en el Christopher Street Day (es decir, la manifestación del Orgullo). En dos palabras: más hordas. Los locales gais berlineses están repartidos por diferentes barrios de la ciudad. Eso tiene ventajas – no hay gueto – aunque también inconvenientes – te obliga a salir más días. ¿Nos tomamos una copa en Bar Saint Jean? Sí, el del camarero pelirrojo. Ahí me tomo yo las copas que hagan falta. ¿Nos vamos luego a la fiesta de Members? Vale, nos pasamos y luego nos vamos a KitKatClub a tomarnos la última. ¿La última? Sí, la última y rapidita, que ahí siempre hay multitudes y mañana quiero estar descansado para el concierto de Arcade Fire.

Ahora dale al play y disfruta del directo de Arcade Fire con el tema «Here Comes The Night Time».


Hasta el próximo lunes, si la vida lo permite.

No hay comentarios: