lunes, diciembre 23, 2013

Enamorado de una moderna de provincias

Una de las reglas no escritas que rigen mi casa en Navidad – año tras año – es que todo amigo que la visita, sea bisexual, heterosexual u homosexual, debe acudir con un adorno para colgar en el árbol. Llamadme conservador – por aquello de mantener la tradición – o caradura – por el hecho de exigir un impuesto a la felicidad – pero cada vez que monto el árbol de Navidad me entretengo en cada uno de los adornos recordando qué amigo lo trajo a casa, en qué año… El problema de las postales, que me sigue encantando enviar y recibir, es que, una vez guardadas en el cajón, es más difícil tener presentes a los amigos. Los amigos, a lo largo de los últimos años, han ido incorporando todo tipo de adornos. Desde las clásicas bolas plateadas o doradas; muñecos – de nieve o angelitos – hechos de trapo; arreglos en forma de corazón o de sillón o incluso atavíos caseros a modo de alces recortados en fieltro o bolas hechas con lana bicolor.


© Fotografía del autor.

Una de las reglas no escritas que rigen los barrios de Malasaña en Madrid o el del Born en Barcelona es que todo hombre, sea bisexual, heterosexual u homosexual, del tipo moderna/hipster/gafapasta/yupster/indie viste y actúa de acuerdo a la tribu urbana con la que se identifica. Por un lado, siempre es un placer, para ellas y para nosotros, pasear por las calles de los epicentros de la modernidad. Para las modernas – y asociados – para lucirse y saberse observados. Para nosotros, para disfrutar de las vistas. Por otro lado, enamorarse de un hipster es, al mismo tiempo, fácil y complicado. Fácil porque ¿quién no se encoña de un gafapasta como dios manda? Complicado porque ¿quién coño empieza a vestir y a actuar, de manera sencilla, como un yupster? Puestos a enamorarnos de un indie, sea bisexual, heterosexual u homosexual, prefiero hacerlo de uno de provincias. Ser moderna en Malasaña es muy fácil. En provincias, es una heroicidad.

Ahora dale al play y escucha el tema “Christmas Don’t Be Late”, interpretado por Rachel, Kurt, Santana, and Cody en la serie televisiva Glee.



Hasta el próximo lunes, si la vida lo permite.

No hay comentarios: