lunes, marzo 21, 2011

En el paro

Hola Lunes, Santa y Jose viven en una ciudad gallega. Sólo viven, no trabajan. Están en el paro después de, años antes, ser despedidos de los astilleros donde trabajaban. No fueron los únicos en ser despedidos, les siguieron muchos compañeros en un proceso llamado reconversión industrial. Santa y Jose son dos de los ex trabajadores que protestaron desde la actividad sindical por los despidos masivos. En la actualidad, sobreviven desde el paro. Otro compañero del metal, Rico, regenta el bar que abrió con la indemnización del despido. En las vidas de Santa, Jose y Rico, da la impresión que nunca pasa. Tampoco por las calles de la ciudad que recorren todos los días, buscando sin éxito los pequeños placeres de la vida que les abstraiga de su vida cotidiana: la nada. Lo consiguen una vez a la semana, los lunes. Santa, Jose y Rico son tres de los protagonistas de Los Lunes al Sol, película dirigida de Fernando León de Aranoa y estrenada en 2002.


Que te despidan no siempre es una putada. Después de aprovechar el torrente otoñal de energía, y pensando en contrarrestar la escasa motivación en el trabajo, me alisté a mil y una actividades. Llegó enero y el torrente de actividades se incrementaba a la par que disminuía la motivación por el trabajo. Decidí, parafraseando a Pepo Scherman "cuando no quedan ganas ni sueños [...] hay que decir adiós sin miedo", solicitar un cambio de puesto arriesgándome a quedarme sin trabajo. Me reubican y espero destino definitivo con la ilusión de un diplomático a la espera de su primera embajada. Pasan dos meses, sigo a la espera. En una misma semana, recibo una oferta de la competencia que rechazo, la empresa para la que trabajaba anuncia beneficios netos de más de diez mil millones de euros, me despiden por recortes debido a la crisis y empiezo a trabajar en la empresa a la que había dicho no. "Lo que no me mata, me fortalece." Friedrich Nietzsche. Feliz semana.


Ahora dale al play y disfruta de la gastronómica canción Raksit Leila de la banda Mashrou' Leila.

Hasta el próximo lunes, si la vida lo permite.

No hay comentarios: