lunes, enero 10, 2011

Majo, Simpático, Amable

Hola Lunes, Nils Bjurman es un abogado sueco con una reputación intachable. Excelente relación con sus colegas abogados, con la judicatura de su país, de trato exquisito con sus vecinos y amigos. Bjurman recibe la tarea de ser el tutor legal de Lisbeth Salander, una joven que vive sola tras haber recorrido diferentes hogares de acogida desde que, cuando era niña, provocó un grave incidente. Dado el reconocimiento público del trabajo de Bjurman, nadie dudaría de ser la persona mejor indicada para desarrollar dicha labor. Sin embargo, Nils Bjurman obliga a su tutelada Lisbeth Salander a mantener relaciones sexuales con él mediante la fuerza y la tortura. Se dedica también al tráfico de drogas y chantajea a la policía. La historia de Lisbeth Salander y Nils Bjurman es una de las muchas tramas de “Los hombres que no amaban a las mujeres", primera parte de la trilogía literaria "Millennium” escrita por Stieg Larsson y llevada al cine bajo el mismo título.



Lo reconozco, soy un fans de los sinónimos. Recuerdo la emoción al utilizar por primera vez el “Gran Diccionario de Sinónimos” de Corripio, que me descubrió la amiga Fátima. Los sinónimos – y los antónimos – ayudan a las personas que nos gusta jugar – y trabajar – con el lenguaje. La amiga Carolyn citaba hace unos meses la diferencia entre los sinónimos nice y kind. Los dos adjetivos ingleses son traducidos en diferentes diccionarios como “amable” cuando se refieren a personas. Sin embargo, no es lo mismo nice que kind. La amabilidad de nice es superficial – intentar agradar a todo el mundo por igual intentando ser simpático – dejando pasar primero en la entrada de una tienda. Sin embargo, la amabilidad de kind está basada en la empatía y en el verdadero deseo de ser últil a los demás, lo que también significa tener que decir a algunas personas lo que no quieren escuchar en algunos momentos. Cuando eres amable de kind agradas tan sólo a una persona: a ti.



Uno de los momentos televisivos que me producen más estupefacción es la entrevista tipo a la vecina del asesino confeso de turno. “Pues si era un chico muy majo, me saludaba al entrar en el ascensor, tiraba todos los días la basura. No sé cómo ha podido matar a todas esas chicas a navajazos y descuartizarlas después de violarlas.” Que sea un asesino en serie, asumo, no significa que sea una persona sucia como para almacenar basura en casa. O que no pueda decir buenos días en el ascensor. Otro momento de la vida, al margen de ser televisivo o no, es el de definir a una persona que acabas de conocer. “¡Qué majo es fulano!” La pena es que majo, simpático y amable sean sinónimos entre sí. ¿Puede una persona ser maja al mismo tiempo que es simpática y amable? Hay muchos majos que no son amables, de la misma manera que hay muchas personas amables que no son majas. Puestos a elegir, prefiero que sea sólo amable. Feliz semana.


Ahora dale al play y disfruta de los británicos The Boy Least Likely To y su tema “Be gentle with me”.

Hasta el próximo lunes, si la vida lo permite.

No hay comentarios: