lunes, diciembre 27, 2010

En el camino

Amar y Luna forman una pareja heterosexual urbana de treinta y pocos. Viven en un ático de Sarajevo. Él trabaja en el Aeropuerto. Ella trabaja como tripulante de cabina de pasajeros de una compañía croata. Tanto a Amar como a Luna les gusta la noche, el alcohol y quieren tener un hijo biológico. Para conseguir tenerlo, el médico le prohíbe a Amar el alcohol y el tabaco. Amar no sólo no deja de fumar ni de beber sino que es despedido de su trabajo por al alcohol. Amar y Luna – más ella que él – se esfuerzan en superar los contratiempos encontrados en el camino para poder recomponer su relación. Amar se cruza con una estricta comunidad musulmana. O la comunidad se cruza con él. Como consecuencia, deja el alcohol y el tabaco, al tiempo que tambalea su relación con Luna, ahora embarazada de Amar. La historia de la pareja protagonizan la película “En el camino”, dirigida por Jasmila Žbanić, presentada en el Festival de Berlín de 2010.



“Thinking about the idea of driving next year all Route 66 through.” (Pensando sobre la idea de hacer al volante toda la Ruta 66 el próximo año). Con ese estado de ánimo me levanté el pasado cuatro de octubre. Y lo compartí en Facebook. Y Álvaro, Chris, José Manuel, Lourdes, Marisabel, Eva, Laura, Juan Pablo, Minna, Gabriel, Ester y Verónica les pareció una buena idea y dijeron “¡Me apunto”. La Ruta 66 no es tan sólo los 3.620 kilómetros que separan Chicago de Los Angeles: atraviesa ocho estados, pueblos fantasmas, pasa por Bagdad Café, bordea el Grand Canyon. Pese a la soledad de muchos de los kilómetros de la Ruta 66, está llena de historias y de Historia. El Máster de Estudios Norteamericanos que estoy realizando es una excelente motivación para planificar la Ruta 66 para el próximo verano. Claro, que yo solo ni puedo ni me apetece hacerla. A ver si entre los lanzados de octubre o los que lean estas líneas, hay alguien que de verdad se anima.


“Nadie dijo que fuera fácil compaginar días de intensa actividad laboral con el aumento de tareas cotidianas típico de estas fechas. Aguante, que la recompensa está más cerca de lo que imagina. Por eso es importante que nada se interponga en su camino final hacia metas más ambiciosas”. Predicción de Horóscopo para los que somos Leo. Acaba un año, empieza otro y las páginas de las revistas dedicadas al horóscopo para el 2011 acaban siendo las más manoseadas. Al margen de las predicciones más o menos acertadas de los horóscopos, al igual que a la pareja protagonista de “En el camino”, recorreré los kilómetros del año 2011 lo mejor que sepa, sortearé las piedras que me encuentre en el camino, me enfrentaré a los problemas, trabajaré duro para conseguir algunas cosas, renunciaré a otras para alcanzar mis objetivos, afrontaré lo que venga, y me enfrentaré a mí mismo. Todo eso lo haré solo. Lo que no me gustaría recorrer solo son los kilómetros de la Ruta 66.

[Nota: No voy a explicar cómo ha pasado, pero he perdido todos los números de teléfono de la agenda del móvil. Si quieres que vuelva a tener tu número, por favor, envíamelo vía un correo electrónico.]

Ahora dale al play y disfruta de una de las más divertidas Marcha Radetzky del Concierto de Año Nuevo. Fue la dirigida en 2009 por Daniel Barenboim.




Feliz 2011 y hasta el próximo lunes.

4 comentarios:

Marisabel dijo...

Los amigos, la familia, los compañeros... hay un montón de gente que te acompaña a lo largo de la vida...

Eso sí, las decisiones siempre las toma uno sólo y aunque tengas a tu pareja, a tu amigo, a tus hijos, a tus padres...al lado, esta soledad infinita no te la quita nada ni nadie.

Nicolás de Cusa dijo...

Estoy con la arriba firmante en que estamos sólos bajo un cielo sin dioses. Cada uno toma sus decisiones y no tiene que mirar si los demás le siguen. No obstante, lo de la ruta 66 es una idea muy atractiva. Me apunto si no le importa al autor de este magnífico blog que sigo desde hace unas semanas esperando cada domingo por la noche para leer la nueva entrada.

Saludos

José Luis dijo...

Muchas Gracias Nicolás. Es un placer que el número de lectores aumente, y que se animen a compartir la ruta 66.

Un abrazo.

JP in the edge dijo...

Me he sentido prota del post!

No sé si por la peli, por la ruta 66 o por el drama que le has metido al recorrido de los "kilómetros del 2011".

Anda, déjate tonto, que te acompaño en el viaje
:)