lunes, octubre 11, 2010

Mercadillo de Trueque

Trevor McKinney es un niño que vive con el alcoholismo de su madre y con los abusos de su padre. Eugene Simonet, el recién llegado profesor de ciencas sociales del colegio de Trevor, manda a sus alumnos una curiosa tarea. Los deberes consisten en pensar en alguna idea que crean que pueda cambiar el mundo e intentar ponerla en marcha. Trevor, fascinado por la tarea encomendada por su profesor, se propone ayudar a tres personas haciéndoles un favor a cada una de ellas. No elige tres personas que le hubieran ayudado antes para devolverles un favor, sino tres personas a las que, por adelantado, decide ayudar sin esperar nada a cambio. Trevor sólo pide que cada una de esas personas haga lo mismo con otras tres. Que elijan a otros tantos desconocidos para ayudarles haciéndoles un favor. La aparentemente ingenua idea de Trevor causa un gran revuelo en la ciudad. Éste es el argumento de Pay it Forward – Cadena de Favores – película estrenada en el año 2000.


Una de las costumbres que más me gustan de los países que conozco que no son España es la normalidad con la que la gente organiza o acude al mercado de objetos de segunda mano. Más allá de las librerías de viejo o la Cuesta de Moyano de Madrid, hay infinidad de productos de segunda mano y multitud de personas interesadas en él. Desde el clásico moving sale americano – mercadillo con motivo de una mudanza – en el que es preferible vender por unos dólares aquello que te costaría más trasladar a tu nueva casa, hasta el källare sueco, el espacio común en los sótanos de los edificios suecos en el que los vecinos simplemente depositan aquellos objetos que, estando en buen estado, ya no utilizan. Tanto en Suecia como en Estados Unidos, los espacios de segunda mano a los que he acudido, han muerto de éxito. En España, las ocasiones en las que he organizado mercadillos de segunda mano o espacios en los que regalar objetos, nunca ha acudido nadie.


El trueque, según el diccionario de la RAE, consiste en el “Intercambio directo de bienes y servicios, sin mediar la intervención de dinero”. Esto es, Pedro sabe cómo arreglar electrodomésticos y María sabe cómo cambiar el aceite a un coche. Pedro y María se ponen de acuerdo e intercambian la prestación de servicios sin mediar dinero. El intercambio, además de servicios, puede ser de cualquier producto. Pedro tiene una taladradora en perfecto estado que no utiliza y María tiene una máquina de coser en excelente estado que tampoco la usa. Pedro y María se ponen de acuerdo e intercambian taladradora y máquina de coser. Las amigas Ana y Geles organizan por segundo año consecutivo, y en colaboración con el Ayuntamiento de Valdemorillo, el II Mercadillo de Trueque. ¿Cuándo? Sábado 16 de Octubre de 11 a 14 horas. ¿Dónde? Casa de la Cultura de Valdemorillo. ¿Qué objetos se pueden trocar? Cualquiera en buen estado. ¿Quién puede ir? Adultos y niños.

Ahora dale al play y disfruta de la música de la música, las imágenes y los colores de los suecos Korallreven y su tema The Truest Faith.

Hasta el próximo lunes.

No hay comentarios: