lunes, octubre 25, 2010

La Blogola, punto y aparte

Julie Powell está a punto de cumplir treinta años, tiene estudios universitarios y vive en un pequeño apartamento del barrio de Queens de Nueva York con su adorable marido Eric. Colecciona trabajos. El último, atender las llamadas de un centro de atención a los damnificados por los atentados del 11S. Julie, que intenta buscar el sentido a su vida, acepta el reto de su marido de escribir las 524 recetas de cocina de Julia Child en 365 días a través de un blog. Julia Child, americana residente en Paris durante los años cincuenta, intenta buscar el sentido a su vida mediante la reinterpretación de la cocina francesa. Durante el tiempo en la capital francesa que acompaña a su adorable marido, diplomático en la embajada americana, escribe “Dominando el Arte de la Cocina Francesa”, libro que se convierte en un clásico de la cocina americana. Las historias de Julie y Julia son reales y fueron llevadas al cine en el año 2009 bajo el título de “Julie y Julia”.



El diccionario de la RAE, define el término encuesta como el “Conjunto de preguntas tipificadas dirigidas a una muestra representativa, para averiguar estados de opinión o diversas cuestiones de hecho.” Durante las últimas semanas, le he preguntado a tres personas diferentes sin vinculación aparente entre ellas qué les parece La Blogola. Recojo a continuación las tres respuestas sin, en principio, conexión entre ellas. La primera, “me encanta tu blog porque cuentas absolutamente todo lo que te pasa en tu vida”. La segunda, “hijo, pues menos mal que nos vemos y así me cuentas qué es de tu vida, que en el blog no cuentas nunca nada de ti”. La tercera, “hombre, pero… ¿sigues en España? Leo tu blog pero es que no me entero de dónde estás”. La fascinante conclusión a la que llego, después de hablar con las tres personas es cómo un mismo texto – al igual que las encuestas – puede ser leído o interpretado de maneras tan distintas.


Tomo nota en el cuaderno azul de las ideas que se me pasan por la cabeza a lo largo del día. Las transcribo al Word llamado Temas dentro de la carpeta LB. Dedico las noches y los fines de semana a escribir La Blogola, otros relatos y a avanzar en mi primera novela. Salvo cambios de última hora, planifico las entregas de La Blogola con dos meses de antelación. En la actualidad, tengo todos los textos hasta finales de año. Cada entrega, tres párrafos de quince líneas cada uno. El tipo de letra, Arial 14. Interlineado, sencillo. Manías de quien escribe. Arranqué esta temporada, el pasado 20 de septiembre, con muchas ganas de seguir escribiendo y mucho miedo de repetirme. Después de cinco años detrás de La Blogola – por cierto, marca registrada desde 2007 – ha llegado el momento de poner punto y aparte al tipo de contenido. Por favor, ayúdame a decidir qué te gustaría leer en La Blogola, rellenando la encuesta que se encuentra a la derecha de la pantalla. Muchas gracias.

Ahora dale al play y disfruta del espectáculo visual de Scissor Sisters y su tema Any Which Way.

Hasta el próximo lunes.

4 comentarios:

Rafa G. dijo...

Muy interesante leer el "making of" de La Blogola. ¡Dos meses de antelación! Eso es anticiparse.

Charo dijo...

Lo que puedo decir es que ...¡¡me encanta leer la boglola cada lunes!! Gracias por seguir dedicándole un trocito de tu vida

Estercin dijo...

a mi me gusta lo que escribes tal y como está, se nota que haces lo que te apetece, cuando y como y en este mundo en el que está todo tan estudiado se hecha en falta la espontaneidad!!!

Marisabel dijo...

A mi me da un poco de miedo tu extrema "sistematicidad" junto a tus relatos de asesinos por el mundo (!?)