lunes, septiembre 27, 2010

Me estoy cagando y no es de miedo

Estos son dos americanas, un japonés y un alemán y no es un chiste. Jenny y Lindsay, dos turistas americanas, están de vacaciones por Europa. En su parada en Alemania deciden ir a una discoteca a las afueras de la ciudad. De camino, una de las ruedas del coche de alquiler se pincha. Deciden abandonar el coche e ir andando, bosque a través, en busca de ayuda. Divisan luz en una casa. Es la del Doctor Heiter, un cirujano especializado en separar siameses. Ya jubilado, ha decidido experimentar haciendo todo lo contrario: unir humanos a través del aparato digestivo. Lo hace en el sótano de su casa, convertido en un pequeño hospital. El primer paso del proyecto que tiene en mente – un ciempiés humano – es unir tres humanos. Las americanas Jenny y Lindsay y el japonés Katsuro serán las tres primeras piezas. Todo esto sucede en la primera parte de la trilogía “El Ciempiés Humano”. El País se preguntaba en verano si es la película más asquerosa de la historia.



El mundo siempre ha sido 2.0. Este compró el huevo, este enciende el ordenador del compañero antes de que llegue, este lo frió, este avisa cuando llega el jefe, este le echó la sal, este cuida de su sobrino los viernes por la noche, este lo probó, este ayuda siempre a sus amigos a que liguen y esté se lo comió. La sociedad, antes de que llegara la tecnología, ya era colaborativa. Los siguientes son textos reales de carteles no oficiales vistos en aseos de diferentes edificios públicos. Uno, “Este cuarto de aseo es para el uso de personas. Es decir, la limpieza y la higiene del mismo dependen del uso que hagamos cada uno de nosotros. Piensa, antes de irte, como te gustaría que estuviera cuando volvieras a usarlo”. Dos, “Atención: cuanto termines la faena tira de la cadena y si queda la cosilla utiliza la ESCOBILLA”. Tres, “Por favor e higiene, cuando terminen de usar el urinario (donde se hace pis) den al botón del agua para que ésta caiga. Evitaremos los malos olores. Gracias”.


Tres amigos. Uno: comparte el amigo Javier vía Facebook una fotografía de los renovados aseos de su empresa. La foto, justo encima de este párrafo, muestra en un único espacio dos lavabos, dos urinarios y dos retretes. Compartir es vivir, dicen, aunque no sé si cualquier espacio y cualquier momento es bueno para compartir. Dos: una de las reglas no escritas de la amiga María José es no hablar de ninguna cuestión relacionada de cintura para abajo. Ella es de la escuela de Josemi Rodríguez Sieiro. Los Lomanistas sabemos, después de haber leído “Los Diez Mandamientos de la Mujer Once”, que una de las primeras preguntas que debemos hacer por la mañana a las personas que queremos es “¿Has evacuado bien?”. Tres: una de las críticas de la amiga Sandra a la última película protagonizada por Leonardo di Caprio – Inception – es dónde y cuándo evacúan sus protagonistas. Me pregunto de dónde vienen los reparos a mencionar caca, pedo, culo, pis…

Ahora dale al play y disfruta del espectáculo visual y sonoro de OK Go con su White Knuckles.

Hasta el próximo lunes.

1 comentario:

Don Fernando de Montre dijo...

la peli del ciempiés humano tiene una sinopsis muy atractiva, pero luego resulta siendo una serie B aburridilla y poco efectiva. Un bluf, como dicen en mi casa.