lunes, abril 26, 2010

Sant Jordi en Barcelona

Un día cualquiera en Barcelona: chulazos sin camiseta practican deporte en la playa. Una noche cualquiera en Barcelona: ninguno de esos chulazos llenan los locales de copas. Uno de los mayores expedientes X vividos durante el pasado fin de semana de Sant Jordi en Barcelona ha sido averiguar dónde se meten los chulazos durante la noche. El amigo Emilio y quien escribe estas líneas han hecho todo lo posible por averiguarlo, aunque al parecer, no ha sido suficiente. A falta de chulazo que llevarse a la boca, la imagen del tenista, y recién ganador del Premio Godó, Fernando Verdasco a tamaño de edificio de diez plantas vistiendo tan sólo unos boxer te recibe al salir del Metro de Barcelona. El escritor Use Lahoz, nacido en Barcelona, afirma: “Madurar es un golpe bajo que te permite irte a vivir al campo, dejar de salir por la noche, hacer cenas y concentrarte en escribir.” Prometo hacer lo posible para encajar el mencionado golpe bajo y concentrarme en escribir.



Llego a Barcelona y recuerdo las lágrimas derramadas cuando me mudé a esta ciudad en el año 2004. Lo que no recordaba era lo grande que es Barcelona, todo lo que ofrece y los motivos de mi mudanza de vuelta a Madrid. La Plaza Villa de Madrid, sita en la ciudad de Barcelona, bien podría estar en el barrio madrileño de Lavapiés. Comida en el Restaurante Hindú Vegetariano Govinda sito en dicha plaza. Paseo por las Ramblas, a rebosar de gente comprando rosas y libros. Para todo hay una primera vez en la vida, y para ir en moto también. Recorro con Alfredo, de paquete en su moto, las calles de Barcelona. Cena en La Biblioteca – muy propia en un Sant Jordi – en la calle Junta de Comercio, detrás de La Boquería.Descubrimiento enológico y cervecero: Igneus Priorat 2006 y Cerveza Moritz. Paseo en el Puerto Olímpico de Barcelona: respirar frente al Mediterráneo ayuda a generar nuevas esperanzas para el futuro. Paella en familia en La Barca del Salamanca.



El tranvía de Barcelona ofrece wifi gratis a sus viajeros. “Hay clases y clases.” Duque de Alba, padre de la actual Duquesa de Alba, dixit. El día promete, brilla el sol en Barcelona. Es Sant Jordi, y al margen de la multitud que se acerca a las paradetas que pueblan calles y aceras, los interiores de las librerías bullen aún más si cabe. Entro en la Librería de Medios en la Calle Valldonzella y recuerdo que me gustaría vivir de escribir. Tomarte un té rojo y una coca de llardons en Mauri te convierte en una “Señora de Barcelona que…” La persona que nos atiende es un tenor atrapado en el cuerpo de un camarero. Entro, con dificultad, en La Central del Raval, llena por igual de libros y compradores. Ya tengo el libro que me quería regalar por Sant Jordi: Runaway Stories de Alice Munro. Intenso fin de semana en Barcelona lleno de rosas, algunos capullos, muchas risas, ejercicios de memoria, grandes reencuentros, muchos libros, grandes esperanzas y grandes amigos.


Ahora dale al play y disfruta del directo de Manu Chao y su tema Rumba de Barcelona.

Hasta el próximo lunes.

5 comentarios:

Ros dijo...

que estupendo, qué bien que se te lee.

Rafa G. dijo...

¿En serio que nunca habías subido en moto?

nymm dijo...

Qué bonito todo, que idílico, que fin de semana más bonito.... Como viven algunos!

José Luis dijo...

No recuerdo haberme montado antes en moto, aunque no descarto haberlo hecho y no acordarme... :-S

marisabel dijo...

Y tú quien eres?