lunes, abril 05, 2010

“Palencia, aprendiz de capital”

En V.O.

Llega la primavera. Aumenta el consumo de antihistamínicos y de fluoxetina. Su llegada no me sienta nada bien ni física ni mentalmente. De ahí que, desde hoy y hasta el próximo lunes 31 de Mayo, La Blogola se torna aventurera para compartir las anotaciones realizadas durante los últimos viajes realizados por motivos de trabajo. Después de dudar entre llamarla La Blogola Callejera o Chulazos por España, aquí tenéis La Blogola Viajera. ¿Cuántos habitantes tiene Palencia?80.000 ¿Cuántos taxis hay en la ciudad? 51. Estas son las dos preguntas que siempre realizo cuando me subo en un taxi de una ciudad que no conozco. La Tierra de Campos que acoge una capital limpia y fría, está vertebrada por el río Carrión, el ferrocarril y el Canal de Castilla, construido bajo el reinado de Carlos III. La presencia de la burguesía castellana desde el siglo XIX en la ciudad es perceptible hoy en la desaparición de las murallas de la ciudad romana que fue, en la arquitectura de los edificios y en la creación de parques y jardines. Cada Mayo regresa la Feria Chica a la también chica capital castellana que es Palencia. Época en la que ya no son necesarios los radiadores de tres metros de largo.



Cómo llegar.

Pregunta: ¿Puedo fumar? Respuesta: Si tienes tabaco… Humor Palentino. Con el mencionado preaviso, llego a Palencia en Alvia. Alta Velocidad hasta Valladolid, y desde allí hasta Palencia, el chucuchú del tren me transporta a mi pasado de viajes en Talgo. Desde la cafetería del tren, té en mano, diviso el paisaje castellano al fondo y tres moteros en primer plano. El paisaje, los moteros yla Revista Paisajes – que bien merece un post y que llegará en Junio – ayudan a hacer más ameno el trayecto de casi dos horas. En mi agenda no figuran Paredes ni Fuentes de Nava, los municipios donde dicen habitan los seres humanos más brutos de España. El taxista que me lleva de la estación de tren al hotel, al otro lado del río, me comenta que es de Paredes de Nava. Su hijo, bombero de profesión, también nació allí. El ser humano, independientemente de donde haya nacido, ha conseguido trasplantar órganos de un cuerpo a otro, llegar a la luna, congelar células madre para la curación de enfermedades... Sin embargo, no ha sido capaz de diseñar un mecanismo para que uno de los ejes de la Alta Velocidad no se congele cuando la temperatura baja de 0 grados. De vuelta a Madrid, una hora parados en Valladolid.



Comer, comprar y caminar, todo es empezar.

La fachada de la Catedral de Palencia engaña. Te da la impresión que llegas a una pequeña iglesia que, al girar en la esquina, se torna en una impresionante Catedral. La Calle Mayor, eje comercial y peatonal de la ciudad, reúne innumerables tiendas de ropa bien, librerías y pastelerías. En cuanto a pastelerías, dos palabras: canutillos de crema de Pastelería Polo. En cuanto a librerías, Iglesias y La Amarilla. Sigue el paseo. Casa del Cordón, Ribera del Duero en el Bar Alaska. Encuentro, en la Calle Empedrada una oficina de Seguros Ocaso justo al lado de un bar llamado Carpe Diem. No creo en las casualidades. Dicen del carácter castellano que es firme, directo, contundente. La gastronomía castellana, también. Ensalada templada de pulpo con Jamón Ibérico, Bacalao confitado con crema de patata y verduritas, Copita de membrillo con queso y piñones; o lo que es lo mismo, comida en La Traserilla. Dos locales de ambiente en Palencia: el Basket y el Urbana. Me gusta llevarme siempre un libro de cada ciudad que visito. Dudo entre el ensayo histórico “Palencia, aprendiz de capital” de Rafael del Valle y “A Cien Millas de Manhattan” de Guillermo Fesser. Elijo el segundo.


Ahora dale al play y disfruta del tema “Flor de Primavera” de la banda 84.


Hasta el próximo lunes.

3 comentarios:

SANDRA dijo...

Con mucho cariño Jose. Mil gracias.

nymm dijo...

Lo que si merece un post es el funcionamiento de las líneas de Renfe que no son de alta velocidad. Madre míiiiiiiiiiia, eso es el ultramundo.

Anabel dijo...

Jó, Tato, qué bien escribes!!
Besitos mil!!!