lunes, marzo 01, 2010

El tamaño sí importa

El recién inaugurado Aeropuerto de Lleida Alguaire, fotografiado por Anabel, despega con cuatro destinos: Frankfurt, Milán, París y Palma de Mallorca. El pequeño pueblo de “Les Terres de Ponent” que da nombre al Aeródromo se encuentra a doce kilómetros de la capital. La economía del pueblo de poco más de tres mil habitantes – antes de que aterrizaran los primeros vuelos comerciales – se basaba principalmente en el cultivo de cereales y en la ganadería porcina. La carretera comarcal que conduce hasta el Aeropuerto contrasta con la ratio tres a uno de los destinos internacionales frente a los nacionales. Aproximarse al pequeño Aeródromo contrasta con el tráfico de coches que se dirigen a él. Aparco y me encuentro con parking gratuito; Terminal de Llegadas, Salidas y Torre de Control en una sola planta de no más de cien metros de largo; cuatro mostradores de embarque; oficina de turismo de Lleida; un único control de seguridad; cafetería con vistas a la pista llena de expectación ante el aterrizaje del vuelo del día, que llegó vacío para recoger a los pasajeros con destino París. Siempre he creído que el tamaño de los Aeropuertos es inversamente proporcional al encanto que desprenden.



La recién estrenada Llotja – Palacio de Congresos – de Lleida alberga desde el día de su inauguración y sin descanso, musicales, festivales de cine, congresos y espectáculos. Los cincuenta mil metros cuadrados que ocupa la Llotja, acogieron hasta hace unos años el mercado semanal de los payeses de L’Horta de Lleida. En él encontrabas todo aquello que las tierras regadas por el río Segre habían ayudado a crecer. Frente a la actual Llotja, diseñada por el estudio holandés Mecanoo, el recién inaugurado restaurante Momen, ofrece bocadillos con productos de la tierra, en tres tamaños diferentes: tinc feina (tengo trabajo), tinc temps (tengo tiempo) o tinc gana (tengo hambre). El escenario de la Llotja alberga la próxima semana el espectáculo de danza de Los Vivancos. Las tabletas de chocolate de los siete hermanos han organizado en Lleida un casting para seleccionar a siete personas para que les acompañen en el escenario durante su paso por la capital de la TerraFerma. El nombre que le han dado al casting, “7 novi@s para 7 hermanos”. Siempre he creído que el tamaño de los detalles es inversamente proporcional al agradecimiento que provocan.



La, para España, recién inaugurada carrera hacia Eurovisión 2010 comenzó el pasado veinticinco de enero cuando recibí un correo electrónico de Carmen titulado “Un voto para un amigo”. En él pedía un último esfuerzo para apoyar a un chico “un poco friki” para ella, pero que “era el primo de un muy buen amigo”. Incluía el enlace para poder votarlo en el portal de rtve y agradecía el tiempo dedicado, anunciando que el candidato se conformaba con estar en la final. Hace poco más de un año, mi ahijado y yo disfrutamos del musical protagonizado por el ahora representante de España en Eurovisión, candidato tan sólo hace una semana. Nacido en los ochenta, interpretaba al capitán del equipo de baloncesto del instituto al que además le encantan los musicales. Lo hacía, cantando y bailando frente a un público nacido mayoritariamente en los noventa. El elegido, nació en la ciudad que da nombre a la Universidad donde estudié durante los noventa. En la misma ciudad y en la misma década donde acudí a mi primera fiesta en torno a Eurovisión muy bien acompañado. Siempre he creído que el tamaño de las onzas de las tabletas de chocolate es inversamente proporcional al placer que producen.


Ahora dale al play y disfruta de los rizos que representarán a España en el próximo Festival de Eurovisión. Voz, Daniel Diges. Tema, Algo pequeñito.

Hasta el próximo lunes.

5 comentarios:

Fernando dijo...

Yo soy más de John Cobra. Desde cierta distancia, el número de neuronas es inversamente proporcional a las carcajadas que produce.

Ese musical que nombras era High School Musical, ¿verdad? Me acuerdo de ese post. Es que soy fans de tu blog.

nymm dijo...

Pues si señor, llevas toda la razón del mundo. El tamaño importa, en practicamente todas las situaciones de la vida, y no siempre lo más grande es lo mejor. Además, ya esta bien de ser políticamente correctos y los más imparciales que sea posible cada vez que abrimos la boca en público, coño!
Por cierto, me ha encantado la nueva llotja, que edificio más chulo.
Besos

Juan Pablo Capuleto dijo...

Para mi, el chico de rizos seguirá siendo "el gato" forever...
High School Musical?? JOSE LUIS, tenemos que hablar seriamente!!

Y, por cierto, no me gusta la canción seleccionada para ir a Eurovisión. Aunque tampoco me gustaban mucho el resto de canciones que se presentaban.

Carmen dijo...

Pues si, es cierto, Daniel solo quería ir a la final, sabía que era difícil, prácticamente imposible ganar, o eso le dijo a su primo Edu, que es ese buen amigo nuestro... Y mira por donde... Este alcalaíno, que le da nombre la Universidad donde yo también estudié y donde pasé una muy buena etapa de mi vida, nos representará.... Gracias por hacerle caso al correo que envié...Un beso

Rafa G. dijo...

Realmente, el aeropuerto de Alguaire sólo tiene 2 destinos (Palma y París) con 2 vuelos 2 días a la semana. Pseudo-Frankfurt y pseudo-Milán comienzan en abril, también 2 días a la semana. Es verdad que el edificio tiene un bonito diseño, pero invertir casi 100 millones de euros públicos en un aeropuerto para empezar con sólo 4 vuelos... es muy discutible.