lunes, marzo 22, 2010

Abre el maletero de tu coche y sorpréndete

Tres cosas en común con Jennifer Aniston. Una, compartimos vecindario en Los Angeles durante los días que me hospedé en casa de la amiga Arghavan. En realidad, la actriz no vivía en la casa que está justo al lado, sino el personaje que interpretaba en la película “Friends with money.” Dos, el buen gusto por los hombres. Jennifer Aniston y Gerard Butler – Rey Leónidas en 300 - acudieron hace dos semanas al estreno en Londres de Exposados, película en la que se conocieron. Tres, haber compartido la experiencia de estar encerrado en un maletero. En el caso de Aniston, durante el rodaje de la película Exposados. El escocés Butler – su pareja también en la película – la introdujo en el maletero de un coche para el rodaje de una escena. Lo que el guión no decía es que Butler debía olvidarse de ella.



Son muchos los taxis que, por motivos de trabajo, he utilizado durante los últimos meses. Alicante, Córdoba, Madrid, Palencia, Sevilla, Valencia, Vigo… Al montarme en uno de ellos – no recuerdo la ciudad – me sorprendió la luz que llegaba al asiento trasero desde el maletero. El modelo era un Toyota Prius y, al observar el maletero del taxi, me sorprendió lo diferente que pueden llegar a ser los maleteros de los coches. Si hace año y medio escribía sobre los limpiaparabrisas de los coches, hoy me detengo en la parte trasera. Sólo dos tipos de coches me gustan: los familiares y los todo terrenos que a su vez son familiares. De ahí que el maletero sea, precisamente, la parte de los coches familiares y de los todo terrenos que más me gusta. Abro el portón trasero, sube Roko, cierro la puerta, pórtate bien Rokito.



Una botella de Moet Chandon, un traje de neopreno, una botella de Solán de Cabras, un paraguas, una botella edición limitada de La Casera, una caja de herramientas, un equipo para hacer snorkeling, una maleta con ropa… Éstas son, entre otras muchas cosas, las que me encontré al abrir el maletero del coche de un amigo al que no me atrevo a decir su nombre para evitar responsabilidades en caso de robo. Mi maletero, más modesto, siempre lleva una garrafa de aceita para coche, dos triángulos reflectactes, unas pinzas para la batería, una redecilla para separar el maletero de los asientos traseros, una garrafa con líquido limpiaparabrisas, un juego de repuesto de bombillas y un paraguas holandés de tamaño familiar con los colores del arco iris. Abre el maletero de tu coche y sorpréndete.


Ahora dale al play y disfruta del espectáculo que ofrece Lexy & K-Paul con el tema Trick On Me.

Hasta el próximo lunes.

5 comentarios:

Manuel dijo...

Ja ja... me encanta ha sido el post con el que mas me he identificado, de hecho pienso que los maleteros de los coches dicen mucho de su propietario...

nymm dijo...

Pero de verdad crees que voy a pensar en el maletero de un coche después de ver la foto de mi hombre?!!!! Por dios bendito, ¿se puede estar más bueno? Y ENCIMA CON EL KILT!!!!!!!!!! QUE ME MUEROOOOOOOOOO!!
Gracias, gracias, gracias.

maria jose dijo...

En mi maletero: los triángulos, líquido limpiaparabrisas, un juego de luces (que no sé si son de mi coche o del anterior) y un carrito para transportar cosas. Todo muy práctico y funcional, tremendamente eficiente...como yo.

Anabel dijo...

En el mío:
-pelos de Samy
-pelos de Roko
-la manta de Samy
-una caja de pañuelos de papel
-una botella de agua vacía
-un limpiador de cristales de Ikea
-los triángulos
-dos paraguas mini
-un inflador de colchones

Anónimo dijo...

Ay oma que rico Butler!
91570