lunes, enero 18, 2010

En Sevilla se come mejor de pie que sentado

De lo que se entera uno viajando en un AVE Madrid Sevilla al compartir vagón con un equipo de Callejeros. Viajaban en dirección al sur en busca de nuevas víctimas para sus reportajes “a pie de calle”. A ras de suelo no es, precisamente, donde se encuentran las presentadoras de Callejeros. Nunca hubiera imaginado que en un trayecto de dos horas y media se necesitaran realizar tantas visitas a la cafetería. Tampoco hubiera imaginado que un equipo de Callejeros estuviera compuesto de quince personas. Pensé que, para estar a pie de calle, bastaba con un cámara y un presentador. Comprobé también que la envidia es la única que se salva en todas las empresas de cualquier ere. También en la televisión. La envida, para con los nuevos programas de su propio canal y sus ¿compañeros? Llego a Sevilla por motivos profesionales y se desencadena una curiosa serie de encuentros fortuitos con celebrities. El motivo de mi viaje a Sevilla no es la Cumbre de la Unión Europea de Ministros de Medio Ambiente en la que la Ministra Italiana se fue de compras a la Calle Sierpes durante una de las sesiones plenarias a puerta cerrada.


Ésta es la ruta gastronómica cultural seguida en Sevilla. Desayuno continental en el Hotel Sevilla Center junto a Vicente del Bosque. Comida en el gallego “Rías Gallegas” de Eduardo Dato, sentado. Palmera y chocolate en La Campana, en plena Calle Sierpes, de pie. Visita al antiguo Teatro Imperial, hoy Librería Beta. Lectura en el Trianero Café de la Prensa, aunque no esté en la Calle Pureza, sentado. Comida en Casa Valme en Dos Hermanas junto a Los del Río. Tapas tex-mex-sevillano en el Ajoblanco, sentado. Fiasco en la Sala Cero con la obra “La naranja completa”, que se merece una entrega para ella sola. Paseo nocturno por el Arenal y encuentro fortuito con el pasado en Santas Patronas. Desayuno bollito de leche y mollete de La Doncella, en la Calle Santa María La Blanca, sentado. La Doncella es la primera panificadora que conozco cuya radio sintoniza Radio Clásica de Radio Nacional. Paseo por el Mercado de la Encarnación, en su emplazamiento temporal desde hace cincuenta y un años. Comida en el Horacio del Arenal, sentado. Paseo por Santa Cruz, la Catedral, Jardines de Murillo. Cena en el Alcaizar en la Plaza de la Pescadería, sentado.



Flamenco y Agua de Sevilla en La Carbonería, sentado. Una copa en Sopa de Ganso, un rato de pie, otro rato sentado.Paseo por La Cartuja. Antes monasterio, después fábrica de cerámica, hoy CAAC, Centro Andaluz de Arte Contemporáneo. Exposición sobre el cartel comercial moderno de Hungría de la primera mitad de siglo XX. Muestra sobre dispositivos ópticos bajo el título “La arquitectura como trayectorias de la mirada”. Festival de aromas naturales en los Jardines de la Cartuja: tomillo, romero y lavanda. Paseo hasta el Palacio de las Dueñas: antes patio de cítricos que vio nacer a Antonio Machado, hoy residencia de la Duquesa de Alba. Comida en Casa Ricardo, antes Casa Ovidio: las mejores croquetas de la ciudad, berenjenas fritas con miel… Encontramos el rebozado sevillano, origen de la tempura japonesa. En el bar cofrade Casa Ricardo, que cuenta los días que faltan para la Semana Santa, comemos de pie. Paseo por La Alameda de Hércules. Tarta de Grosella con Merengue y té rojo en La República, sentado. Viaje de vuelta en el AVE con Isabel Pantoja. En Sevilla se come mejor de pie, a excepción del AVE.

Ahora dale al play y disfruta de Gossip y su tema “Heavy Cross”.

Hasta el próximo lunes.

4 comentarios:

Carmen dijo...

MADRE MÍA!!!! UN NO PARAR LO TUYO EN SEVILLA EH?????

marisabel dijo...

No me lo puedo de creer!!! La Pantoja??? pero si es la top ten de las cani-celebrities sevillanas!!! Qué fuerte tía!
Lástima que te faltó Falete... y Falote!

nymm dijo...

Jesus benditoooooo, tu que has hecho ademas de comer y comer?????? Y encima de VIP en VIP!
Como te lo pasas......

José Luis dijo...

El viaje a Sevilla fue por motivos profesionales...