martes, enero 05, 2010

El regalo. Último Capítulo.

La víspera del día de Reyes de 1993 amaneció de color gris. Desde la ventana de la cocina vi desaparecer el coche de mi marido entre la intensa lluvia. Me casé embarazada de él en 1962 en la iglesia del pueblo de Ávila donde nacimos. Éramos novios de toda la vida. La noche de bodas no fue la primera vez que nos acostamos pero sí la primera que me pegó un puñetazo. Antes de irse a trabajar esa mañana también me pegó un puñetazo. La última vez que mi marido me partió una ceja no pude salir de casa en dos semanas. Después de desayunar envolví en papel de regalo el chaleco de caza que le había comprado. Inicialmente pensé en dárselo durante el desayuno del día de Reyes, pero decidí llevárselo esa misma noche al trabajo. A mi marido no le gustó que me presentara sin avisar y, aprovechando la soledad del edificio Windsor, me pegó en las piernas con la porra. Ya en el suelo, siguió dándome patadas. Mientras reía, me amenazó en un par de ocasiones con el arma reglamentaria. Aproveché el regalo que le había llevado para distraer su atención y hacerme con el arma. La víspera del día de Reyes de 1993 acabó de color rojo.

Ahora dale al play y disfruta del directo de “Good Shoes” y su tema “We are not the same”.

Hasta el próximo lunes.

2 comentarios:

maria jose dijo...

Soy María José

Buen relato con sorpresa final, que tiemble Mankell.

Feliz noche de Reyes.

nymm dijo...

Hijo de verdad, tienes que dejar un poquito de lado el 060 y dedicar parte de tu dia a escribir, que se esta perdiendo el mundo algo muuuuu grande.