lunes, noviembre 16, 2009

Metro de Madrid se escribe con M de Mierda

Domingo, 6 de marzo de 2005. Roko y yo bajamos las escaleras del metro de Madrid para informarnos sobre el transporte de animales de compañía en el suburbano. Un empleado sale a todo correr en dirección a nosotros, aunque no para darnos las buenas tardes. Al comprobar que no vamos a pasar los torniquetes, y que nos dirigíamos a la ventanilla, regresa de nuevo al interior de la misma. Buenas tardes, saludo, quería saber si podía viajar con mi perro en metro. Con ese perro, no, contesta el empleado. ¿Qué indica el reglamento de viajeros al respecto?, pregunto. Que no pueden viajar animales en el metro, sólo los perros guía, responde. ¿Me muestra el reglamento, por favor?, repregunto. El reglamento no dice nada al respecto, prosigue el empleado, queda al criterio del personal de Metro y ese perro no entra, sentencia.


Domingo, 8 de diciembre de 2007. Paz y Maribel vienen a pasar el día a Madrid para las compras prenavideñas. Comemos en casa. Mientras servimos la ensalada y la pasta carbonara, comentamos la flora y fauna que genera la ciudad antes de la navidad. Flora y fauna que también usa el suburbano. Son muchas las campañas publicitarias de la Comunidad de Madrid para promocionar el uso del metro de Madrid. “Somos el mejor metro del mundo”, “Metro de Madrid vuela”, “Estamos preparados para ti”, “Un lugar en el mundo”, “Una pequeña historia”… Llega el postre, Donut relleno de nuez de macadamia, y comentamos una de las últimas campañas, “La suma de todos”. Se divierte Paz comentando que, teniendo en cuenta los olores, la suciedad, los empujones, los (malos) humos, los ruidos, la mala educación… Metro de Madrid es, sin duda, la suma de todo eso.


Domingo, 25 de octubre de 2009. La Comunidad de Madrid lanza la campaña publicitaria “Recicla viajando en metro”. Para ello, ha “reciclado” las antiguas papeleras del suburbano de la villa en diferentes papeleras para reciclar envases, papel y residuos. La distancia entre las antiguas papeleras, que son las mismas que las actuales, es de entre 50 y 100 metros. Observo a un limpiador del metro vaciar las papeleras de envases, papel y residuos en la misma bolsa. No me resisto a acercarme y a preguntarle cuál es el motivo por el que vacía el contenido de las diferentes papeleras, destinadas al reciclaje de envases, papel y residuos, en la misma bolsa. El limpiador, me responde amablemente. Hijo, seguimos órdenes de nuestros responsables. Han comprobado que los viajeros no reciclan, así que… ¿por qué vamos a tener que hacerlo nosotros?

Ahora dale al play y comparte la energía de las holandesas K3, actualmente en la cima del candelero musical. El tema, “Mama Se”.

Hasta el próximo lunes.

5 comentarios:

Aurora dijo...

Yo creo que todo va a parar al mismo sitio, saco, fondo,pretexto.....etc.Si preguntas saben cual es la respuesta que tienen que decir.Si les pides explicaciones de esas justificaciones sin fundamento, ya se ponen bordes y creen que te pasas de listo.Cuando todos sabemos que un perro se comporta mejor que muchos viajeros de Madrid y de muchas otras ciudades de Europa.
Y para acabar el primer comentario que he escrito nunca para tí, te dire que : solo hacemos lo que nos toca para quedar bien.IMAGEN....IMAGEN E IMAGEN.

Sigue así me encantas...........

Rafa atcspain dijo...

Totalmente de acuerdo con Aurora.

Realmente, la tercera de las experiencias que describe JL es para demandarlos... Me recuerda a los empleados de controles de seguridad aeroporturia, que confiscan cualquier tipo de líquidos a los viajeros porque podrían ser explosivos, y luego los tiran a papeleras normales de plástico a la vista de todo el mundo.

marisabel dijo...

Hay normas sin sentido que todos seguimos sin ni siquiera plantearnoslas, en plan borregos.

Sobre la canción, a ti te ham debido gustar los colorines, ¿verdad?

NYMM dijo...

Todo lo que has dicho es verdad. Lo malo de eso es pensar en otra realidad, y es que el metro de Madrid le da mil vueltas al de otras capitales europeas.....

Anabel dijo...

Pues en Lleida no tenemos metro, pero tenemos unos autobuses muy majos en los que sólo puede viajar 1 cochecito de bebé o 1 silla de ruedas, o sea que si llevas 20 minutos esperando el autobús, lloviendo, cansada y hecha polvo con tu bebé en el cochecito y cuando llega resulta que ya hay un carrito o una silla, pues te jodes y te esperas otros 20 minutitos (de nada) más o te vas andando (que dicen que va muy bien para la gripe A).
Ahí queda eso.