lunes, noviembre 30, 2009

Dame dos varas de medir y te monto un país. Por ejemplo, España.

Esta semana, perdonen que no me levante – tal como comenta Maruja Torres – y disculpen que escriba sobre política. María Hernández es la periodista que suele sustituir a Carlos Alsina en Onda Cero. En una de las ocasiones en las que la periodista repasaba las noticias con Julia Otero en el programa de esta última, María Hernández y la gallega comentaron una noticia del tipo “programa de televisión americano censurado por un beso entre dos mujeres”. María Hernández remató “EEUU, ese país donde pasan cosas tan raras”. Leo en La Voz de Galicia “Un niño de once años pierde dos dedos al explotarle petardos en las fiestas de Verín”. Leo en El País “Una mujer se quema el 50% del cuerpo al manipular petardos”. Leo en Diario de Cádiz “Pleno municipal cancelado por lanzamiento de petardos”.


El fotógrafo español José Cendón fue secuestrado la tarde del 26 de noviembre de 2008 en Somalia. Regresaba de Bosasso de realizar un reportaje sobre piratería para el diario británico Daily Telegraph. El fotógrafo permaneció secuestrado durante casi 40 días. Durante ese tiempo, las autoridades españolas gestionaron la liberación del periodista. Durante ese tiempo, la familia del fotógrafo gallego permaneció en silencio. El pesquero Alakrana fue secuestrado la madrugada del pasado 2 de octubre a 375 millas de la costa de Somalia. El atunero, que se encontraba fuera del perímetro de seguridad establecido por la fragata Canarias, permaneció secuestrado durante más de 40 días. Durante ese tiempo, las autoridades españolas gestionaron la liberación de los pescadores. Durante ese tiempo, las familias de los pescadores permanecieron permanentemente en los medios.


Para no dar nombres, digamos que la menor de edad que protagoniza el siguiente párrafo es la niña de Rajoy. Con el “Proyecto de Ley Orgánica de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo” – conocido como Ley del Aborto – la niña de Rajoy podrá a los 16 años interrumpir voluntariamente un embarazo. Sin embargo, la niña de Rajoy deberá usar en el coche sillita infantil homologada hasta los doce años. A los trece podrá consentir relaciones sexuales. A los catorce ya podrá casarse, aunque en la boda no podrá beber alcohol. A los catorce también podrá hacer testamento pero no se le permitirá viajar como acompañante en una moto. En este país, en el que no pasan cosas raras, la niña de Rajoy será mayor de edad sanitaria a los 16 y podrá decidir un transplante pero no podrá hacerse un piercing o un tatuaje. Tampoco podrá abrir una cuenta corriente, ni votar si está a favor o en contra de la reforma de la ley.

Ahora dale al play y disfruta del directo de Gillian Welch & David Rawlings y el tema Caleb Meyer.



Hasta el próximo lunes.

lunes, noviembre 23, 2009

¿Quieres disfrutar de una tradición? ¡Elígela!

"La historia es, más o menos, una simpleza. Es tradición. No queremos tradición. Queremos vivir en el presente y la única historia que tiene algún valor es la que nosotros hacemos." Henry Ford

Mi hermana mayor entró en la adolescencia cuando yo heredé la tradición de ir todos los días del verano, lechera en mano, a casa de mi tío a recoger la leche ordeñada del día. Dicha tradición se completaba con la cena, todas las noches, de un tomate de huerta partido y salpimentado por mi tía. Otra de las tradiciones finitas que más disfrutaba las tardes de los fines de semana en Madrid era el largo paseo a primera hora de la tarde que – aprovechando las horas de sol – Gabe, Roko y yo nos dábamos hasta Cacao Sampaka para leer New Yorker y para tomarnos un chocolate. En cuanto a las tradiciones navideñas, todos hemos llegado a pensar durante nuestra adolescencia que las reuniones familiares navideñas iban a sucederse todos los años con los mismos protagonistas. Será, tal como afirma la Doctora Queer, a la que echamos de menos en el mundo real y en el virtual, porque todos somos “muy de pueblo y muy de barrio”. La navidad es el crucial momento por el que pasa una pareja cuando tiene que decidir cómo gestionar una de las tradiciones familiares más enquistadas: en “casa” de qué familia pasar la nochebuena y en “casa” de quién pasar la nochevieja. Si, ante una tradición que no te gusta seguir, siempre te has preguntado ¿cuándo y dónde surgió esta tradición?, lánzate a elegir, iniciar y seguir una tradición que realmente te guste.



Cuarto jueves de noviembre de 2005 en Nueva York. Unos amigos nos invitan a celebrar Thanksgiving cenando pavo y me ofrecen trincharlo. Pavo con migas vegetales, puré de patatas, de boniato, salsa de arándanos y tarta de calabaza. Thanksgiving. Hace mucho, mucho, mucho frío. Cuarto sábado de noviembre de 2006 en Madrid. Me invitan a celebrar Thanksgiving. Acción de Gracias es mi celebración americana favorita. Abierta a amigos, a conocidos, a desconocidos. Es Emily quien trincha el pavo. Comemos, a intervalos, durante horas. Frío intenso en Madrid de un invierno que oficialmente aún no ha llegado. Cuarto viernes de noviembre de 2007 en Madrid. Primer Thanksgiving que organizo en casa con la ayuda de María José – encargada del puré de patata y de los boniatos asados; Paz – encargada de las salsas; Gabe – encargado de trinchar el pavo y consultar cada duda con Martha Stewart. Quinto sábado de noviembre de 2008 en Madrid. La experiencia, normalmente, ayuda. En el segundo Acción de Gracias que organizo, los roles se repiten. Tres años después, soy de nuevo quien se encarga de trinchar el pavo. La imprescindible ayuda de Paz y María José hizo que los nuevos invitados – mi ahijado entre ellos – quedaran encantados con una de las tradiciones que ha elegido seguir su padrino.

Ahora dale al play y disfruta de la música de Smashing Pumpkins y su tema Disarm.

Hasta el próximo lunes.

lunes, noviembre 16, 2009

Metro de Madrid se escribe con M de Mierda

Domingo, 6 de marzo de 2005. Roko y yo bajamos las escaleras del metro de Madrid para informarnos sobre el transporte de animales de compañía en el suburbano. Un empleado sale a todo correr en dirección a nosotros, aunque no para darnos las buenas tardes. Al comprobar que no vamos a pasar los torniquetes, y que nos dirigíamos a la ventanilla, regresa de nuevo al interior de la misma. Buenas tardes, saludo, quería saber si podía viajar con mi perro en metro. Con ese perro, no, contesta el empleado. ¿Qué indica el reglamento de viajeros al respecto?, pregunto. Que no pueden viajar animales en el metro, sólo los perros guía, responde. ¿Me muestra el reglamento, por favor?, repregunto. El reglamento no dice nada al respecto, prosigue el empleado, queda al criterio del personal de Metro y ese perro no entra, sentencia.


Domingo, 8 de diciembre de 2007. Paz y Maribel vienen a pasar el día a Madrid para las compras prenavideñas. Comemos en casa. Mientras servimos la ensalada y la pasta carbonara, comentamos la flora y fauna que genera la ciudad antes de la navidad. Flora y fauna que también usa el suburbano. Son muchas las campañas publicitarias de la Comunidad de Madrid para promocionar el uso del metro de Madrid. “Somos el mejor metro del mundo”, “Metro de Madrid vuela”, “Estamos preparados para ti”, “Un lugar en el mundo”, “Una pequeña historia”… Llega el postre, Donut relleno de nuez de macadamia, y comentamos una de las últimas campañas, “La suma de todos”. Se divierte Paz comentando que, teniendo en cuenta los olores, la suciedad, los empujones, los (malos) humos, los ruidos, la mala educación… Metro de Madrid es, sin duda, la suma de todo eso.


Domingo, 25 de octubre de 2009. La Comunidad de Madrid lanza la campaña publicitaria “Recicla viajando en metro”. Para ello, ha “reciclado” las antiguas papeleras del suburbano de la villa en diferentes papeleras para reciclar envases, papel y residuos. La distancia entre las antiguas papeleras, que son las mismas que las actuales, es de entre 50 y 100 metros. Observo a un limpiador del metro vaciar las papeleras de envases, papel y residuos en la misma bolsa. No me resisto a acercarme y a preguntarle cuál es el motivo por el que vacía el contenido de las diferentes papeleras, destinadas al reciclaje de envases, papel y residuos, en la misma bolsa. El limpiador, me responde amablemente. Hijo, seguimos órdenes de nuestros responsables. Han comprobado que los viajeros no reciclan, así que… ¿por qué vamos a tener que hacerlo nosotros?

Ahora dale al play y comparte la energía de las holandesas K3, actualmente en la cima del candelero musical. El tema, “Mama Se”.

Hasta el próximo lunes.

lunes, noviembre 09, 2009

No creo en Dios, sólo creo en Paul Auster

Imagina que estás sentado en el metro, abres el bolso y empiezas a leer la última novela de Paul Auster. Aunque no es hora punta, ningún asiento está libre y hay bastante gente de pie en el vagón. Imagina que no has pasado la primera página y, en la novela, un escritor coge el metro para ir de Brooklyn a Manhattan. El personaje de la novela que estás leyendo está, igual que tú, sentado en un vagón bastante concurrido. Imagina que dos párrafos más tarde, se produce un apagón en el metro de la novela. Buen comienzo, piensas. La próxima parada es la tuya, así que guardas de nuevo el libro en el bolso, te levantas y se produce en apagón en el metro en el que viajas. Imagina que al comprar la última novela de Paul Auster te acordaste del buen amigo que te descubrió años atrás al autor de Trilogía de Nueva York. Imagina que, días después del apagón del metro en el que viajabas, telefoneas al amigo que te presentó – literariamente hablando – a Paul Auster. Imagina que te comenta que hace unos días también ha comenzado a leer la última novela de Auster, y que igualmente lo ha hecho en el metro de vuelta a casa. Imagina que tu buen amigo te comenta que, mientras leía el párrafo que narraba el apagón en el Metro de Nueva York, se produjo un apagón en el metro en el que viajaba.

Gerry es un escritor fracasado – siempre me he preguntado si un escritor fracasado es lo mismo que un fontanero fracasado – que convive con su novia Helen. Mientras Helen trabaja dentro y fuera de casa, Gerry trabaja en casa, intentando escribir un libro. Entre párrafo y párrafo, se acuesta con Lydia, su ex, que es una jefa mala malísima de una empresa de comunicación. Helen es Relaciones Públicas. Helen pilla a su novio en la cama con su ex el mismo día en el que le despiden. Por otro lado, Lydia se cansa de Gerry y le deja. Afortunadamente, Helen conoce a otro chico, del que se enamora y consigue otro trabajo, en el que realmente valoran su labor. Gerry, Lydia y Helen no son nombres ficticios de amigos reales. Aunque podrían serlo. En realidad son los protagonistas de la película Sliding Doors. ¿De qué depende que Helen se dé cuenta que su novio le está siendo desleal? ¿El sino? No he querido reincidir en mi post de hace un año sobre el azar, la suerte y la casualidad. He querido, con la ayuda del buen amigo que me introdujo a Paul Auster, definir qué es una conexión Paul Auster. “No son sólo coincidencias o carambolas, son más situaciones azarosas, reduplicadas, ironías de la vida, vidas o sucesos paralelos.”

Ahora dale al play y disfruta de la letra y la música del norteamericano Mayer Hawthorne. El tema, Just Ain’t Gonna Work Out.

Hasta el próximo lunes.

domingo, noviembre 01, 2009

El papel (higiénico) de las asociaciones gays

Melodifestivalen es un festival sueco de la canción que, año tras año, se celebra para que el país elija la canción que les represente en el festival de Eurovisión. Cuestión de minorías, opinarán unos. Cuestión de estado, juzgarán otros. Al margen de valoraciones, los datos, son los que son. Una audiencia de, año tras año, más de cinco millones de espectadores, en un país de poco más de diez millones de habitantes, es una cuestión de estado. El género musical que ocupa el festival responde al nombre de schlager – petardo. La película sueca “Livet är en schlager” – La vida es petarda – narra la historia de cómo la persona que te sirve el café todos los días, por ejemplo, llega a protagonizar la edición anual de turno de Melodifestivalen y a completar las portadas de la prensa nacional.


He formado parte del proyecto COGAM – Colectivo de Gays de Madrid – durante años. Mi primer recuerdo del colectivo es la reunión de la Comisión de Educación en la que conocí a los compañeros de batalla, y sin embargo amigos, Octavio e Ignacio. El trabajo que desarrollamos – y que desarrolla – la Comisión de Educación es, en un sistema educativo mejorable, fundamental. La Comisión de Salud, por su parte, organiza regularmente un Taller de Salud Sexual para hombres y mujeres gays, lesbianas y bisexuales, altamente recomendable. Más allá de la labor de la Comisión de Educación y de Salud de COGAM, el resto de actividades del colectivo se dirige exclusivamente por y para gays y lesbianas. Otros grupos de trabajo del colectivo: senderismo, eurofans, Internet, radio, religión, teatro…



Escucho, ilusionado, a Gabilondo presentar una pieza sobre la “Guía para Padres y Madres de Hijos Homosexuales”. Me felicito por la iniciativa y me pregunto qué colectivo la habrá editado. Es la “Asociación de Madres y Padres de Gays, Lesbianas, Bisexuales y Transexuales.” Observo, estupefacto, en El Mundo las fotografías que ilustrarán el calendario de 2010 elaborado por COGAM. Un calendario que se anuncia como laico y en cuyas imágenes aparecen escenas religiosas. Voy a tomar el metro en Estocolmo y veo un anuncio de gran tamaño de RFSL, el colectivo gay de la ciudad sueca. “Cuando la vida ya no es petarda”. RFSL pregunta en el anuncio si tienes problemas de violencia doméstica. “Si es así, llámanos. Porque la vida no es siempre petarda” continúa el anuncio. Me pregunto cuál debe ser el papel de las asociaciones gays es España.


Si no pudiste disfrutar anoche de su directo en el Teatro Circo Price de Madrid, dale al play y disfruta ahora de la performance de Kings Of Convenience y su tema I'D Rather Dance With You.



Hasta el próximo lunes.