lunes, octubre 26, 2009

Nacionalismo de chichinabo

El Príncipe entrega los Premios que llevan su nombre y recuerdo, año tras año, el ensayo de la entrega de los Premios que protagonicé hace diez años. Marzo de 1999. Vivo en Asturias y estudio Protocolo en la Universidad de Oviedo. Una de las clases se desarrolla en el Ayuntamiento y el profesor es el Responsable de Protocolo del Consistorio. Nos presentamos los alumnos y nos pregunta el profesor. ¿De dónde eres?, ataca primero. Difícil pregunta, respondo. Pues es bien sencillo, replica el profesor. Bien, intentaré responder, prosigo. Nací accidentalmente en Teruel, me he criado en Lleida, poco antes de cumplir la mayoría de edad me mudé a Madrid, he vivido en Alcalá de Henares, ahora resido en Asturias y planeo mudarme a Suecia en unos meses… Entonces eres catalán, sentencia. Pues no me identifico como tal, me defiendo. Pues es donde te has criado, inquiere. Bueno, digamos que me gusta afirmar que soy ciudadano del mundo, afirmo. ¿Ciudadano del mundo? Esos son memeces, tú eres español, finiquita.

Leo en El Mundo la noticia que el amigo Emilio comparte va Facebook. A petición del Presidente del Congreso de los Diputados, José Bono, en la “casa de los españoles, sólo coca-cola española”. Suena el despertador diseñado en Finlandia y fabricado en Malasia. Te duchas con agua del Canal de Isabel II y utilizas un gel fabricado en Portugal. Desayunas cereales cultivados en EEUU con leche ordeñada en Asturias. Acudes a trabajar escuchando la música de la Mexicana Alaska en un autobús con gasolina extraída en Venezuela. Intercambias, a lo largo de tu jornada laboral, correos, vídeos, enlaces, ficheros, noticias, con amigos de los cinco continentes que has conocido en las vacaciones que has hecho gracias a las compañías de bajo coste. Sales a comer una hamburguesa con tus compañeros de trabajo. Acaba tu jornada laboral y te vas al gimnasio. Le echas un vistazo a los canales de televisión internacionales mientras levantas mancuernas hechas en China. Cenas en un hindú con tu pareja, a la que le arroparás más tarde con un nórdico diseñado en Suecia y hecho en Rumania.


Una española-extremeña-andaluza-catalana, un sueco-palestino-español, un serbio-sueco-español y quien escribe estas líneas pasamos la víspera del 12 de octubre verdeando aceitunas en la dehesa extremeña. Después de las instrucciones de Jose María, dejamos el saco abierto en la tierra – ibérica - y comenzamos a llenarlo de aceitunas verdes. El verdeo transcurrió en español, sueco e inglés al tiempo que paralelo a anécdotas, traducciones y muchas risas. Las aceitunas extremeñas viajaron juntas en coche hasta Madrid. Allí se separaron. Unas, emprendieron viaje a Suecia. Otras, se quedaron en la villa. Las que embarcaron en Barajas se separaron a su vez para ataviar diferentes mesas: una mesa sueca-Palestina, otra sueca-serbia, otra sueca-turca, otra sueca-española. No todas las que se quedaron en Madrid acompañaron veladas gastronómicas de la villa y corte. Unas viajaron en AVE a Lleida, otras acompañaron comidas dominicales malagueñas, otras se quedaron en Madrid. A ninguna de ellas le preguntaron: ¿de dónde eres?


Ahora dale al play y disfruta de la energía y el colorido de Sam Sparro y su tema “21st Century Life”.



Hasta el próximo lunes.

10 comentarios:

marisabel dijo...

La pregunta esistencial, y verdaderamente importante, no es "¿de dónde eres?", sino "¿cuando has venido?" y "¿cuando te vas?"... Al fin y al cabo somos animales de tránsito, nómadas desde que el hombre se puso erecto en algún lugar de la sabana africana.

btbw/architecture dijo...

José Luís,
Qué escrito de sensatez ( y resignación, pero me quedo con la virtud).

Aparte: Tenemos que decidir dónde ubicamos el altar a Sam Sparro. :-)

UN BESO!

alicia

Carmen dijo...

Me ha gustado mucho hoy La Blogola....

nymm dijo...

Madre mia, que grande es el mundo!! Y que pequeño a la vez!

Manuel dijo...

Me identifico con ello totalmente... al final esta vida es como un collage de todo un poco....

Anabel dijo...

Como diría Mekdes, una etíope-catalana preciosa: BRAVO!!!

Dejan's world dijo...

Que es chichinabo? Has mezclado alugnos idiomas en una palabra esotérica?

La vida esta pasando el mismo tiempo en todos meridianos. Con las antenas contectadas se puede existir en alguos sitios.

Fortunadamente mi vida no esta solo un punto en una mapa.
Tampoco la tuya. Por eso, podemos coexistir por el tiempo dominado del amor.

Alberto y Mar dijo...

Chichinabo.... hacia tiempo que no escuchaba esa maravillosa palabra :)

A la madrilenya, andaluza, mallorquina, residente entre Miami y Amman, y casada con un italiano le ha encantado tu entrada de esta semana!

mar

Gonzalo dijo...

mi problema es que me gustan las ciudades cosmopolitas y la gente cosmopolita (vivo en el barrio mas diverso de EEUU) pero al mismo tiempo resiento la globalizacion cuando las ciudades se empiezan a parecer unas a otras...

oh well!

Nela dijo...

Con two collons!