lunes, octubre 19, 2009

Dile a tu jefe que se ponga los tacones

El sueño de la amiga María José – Pluscuamperfecta para los íntimos – es presentar el Telediario de TVE de las 3 de la tarde. Los motivos son tres. Uno, no madrugaría, desayunaría en la cama cual Carmen Lomana, llegaría al trabajo a partir de mediodía, acabaría su jornada laboral antes de las cuatro de la tarde. Dos, disfrutaría de un estilista, un peluquero y un maquillador todos los días de su vida. Tres, dispondría de una colección de zapatos mayor que la de Imelda Marcos. Los tiempos cambian y, al margen del sueño de María José, los presentadores de los Telediarios tiene piernas: nos cuentan de pie las noticias. Antes, los presentadores acudían al plató con chaqueta, corbata, pantalones cortos y sandalias. Ahora, los estilistas también trabajan los bajos de los presentadores.


Tess madruga todos los días para tomar el ferry que le lleva desde – Staten Island - el suburbio donde vive hasta Manhattan. Después de un duro día de trabajo que se repite todos los días, acude a la escuela nocturna para formarse. Trabaja duro para, ya iniciada su treintena, intentar llegar a ser algún día como Katherine, su actual jefe. Es Katherine quien, desde también en su treintena, alienta a Tess a seguir su ejemplo de hardworker. Lo que Katherine no se imagina es que Tess aprende rápido y sigue al pie de la letra el ejemplo de su jefa. Empieza reduciendo la cantidad de complementos en forma de bisutería y acaba aumentando la capacidad para conseguir sus objetivos. Tess y Katherine protagonizan Armas de Mujer.


Leo en La Vanguardia que los sindicatos británicos han iniciado una batalla contra el uso del zapato de tacón en las oficinas. Al margen del tino de los sindicatos británicos a la hora de proponer un debate para la mejora de las condiciones laborales de las trabajadoras británicas, la noticia pone encima de la mesa una realidad que, si echas un vistazo a tus compañeras de trabajo, trae de cabeza – y no de pies – a muchas de ellas y a muchos de sus jefes. Una de las escenas que más me gustan de la película “Armas de Mujer” es una de las, aparentemente, más triviales. Tess llega todos los días a la oficina vestida con una blusa, una chaqueta, una falda, medias, calentadores y zapatillas deportivas. En el cajón de su mesa tiene los zapatos de tacón que calza tan sólo durante las horas de trabajo.


Ahora dale al play y disfruta del tema “Foolish Little Girl” en la voz de la adolescente Dionne Bromfield, ahijada musical de Amy Winehouse. Esperemos que no siga los pasos de su madrina.

Hasta el próximo lunes.

5 comentarios:

Manuel dijo...

Siempre sera un defensor de los zapatos de tacon... las mujeres no son lo mismo sin ellos

Nymm dijo...

Apoyo totalmente la idea del gobierno británico. Guerra a esas máquinas de tortura que alguien se ha empeñado en considerar imprescindibles para que una mujer se sienta femenina. LAS MUJERES SIIIIIII SOMOS LO MISMO SIN TACONES (somos incluso más, ya que no sufrimos nada)

Anónimo dijo...

Hola, soy Mª José:

Ya no quiero ser presentadora del Telediario. Ahora quiero ser Carmen Lomana.

Anónimo dijo...

Dionne Bromfield no sabe sostener un abanico.

marisabel dijo...

Anónimo, tienes razón! qué poca gracias. Tendrá que apuntarse al curso intensivo-exprés-de bolsillo "Lenguaje de abanico" que imparte JL en sus segundos libres, ja,ja,ja...