lunes, octubre 26, 2009

Nacionalismo de chichinabo

El Príncipe entrega los Premios que llevan su nombre y recuerdo, año tras año, el ensayo de la entrega de los Premios que protagonicé hace diez años. Marzo de 1999. Vivo en Asturias y estudio Protocolo en la Universidad de Oviedo. Una de las clases se desarrolla en el Ayuntamiento y el profesor es el Responsable de Protocolo del Consistorio. Nos presentamos los alumnos y nos pregunta el profesor. ¿De dónde eres?, ataca primero. Difícil pregunta, respondo. Pues es bien sencillo, replica el profesor. Bien, intentaré responder, prosigo. Nací accidentalmente en Teruel, me he criado en Lleida, poco antes de cumplir la mayoría de edad me mudé a Madrid, he vivido en Alcalá de Henares, ahora resido en Asturias y planeo mudarme a Suecia en unos meses… Entonces eres catalán, sentencia. Pues no me identifico como tal, me defiendo. Pues es donde te has criado, inquiere. Bueno, digamos que me gusta afirmar que soy ciudadano del mundo, afirmo. ¿Ciudadano del mundo? Esos son memeces, tú eres español, finiquita.

Leo en El Mundo la noticia que el amigo Emilio comparte va Facebook. A petición del Presidente del Congreso de los Diputados, José Bono, en la “casa de los españoles, sólo coca-cola española”. Suena el despertador diseñado en Finlandia y fabricado en Malasia. Te duchas con agua del Canal de Isabel II y utilizas un gel fabricado en Portugal. Desayunas cereales cultivados en EEUU con leche ordeñada en Asturias. Acudes a trabajar escuchando la música de la Mexicana Alaska en un autobús con gasolina extraída en Venezuela. Intercambias, a lo largo de tu jornada laboral, correos, vídeos, enlaces, ficheros, noticias, con amigos de los cinco continentes que has conocido en las vacaciones que has hecho gracias a las compañías de bajo coste. Sales a comer una hamburguesa con tus compañeros de trabajo. Acaba tu jornada laboral y te vas al gimnasio. Le echas un vistazo a los canales de televisión internacionales mientras levantas mancuernas hechas en China. Cenas en un hindú con tu pareja, a la que le arroparás más tarde con un nórdico diseñado en Suecia y hecho en Rumania.


Una española-extremeña-andaluza-catalana, un sueco-palestino-español, un serbio-sueco-español y quien escribe estas líneas pasamos la víspera del 12 de octubre verdeando aceitunas en la dehesa extremeña. Después de las instrucciones de Jose María, dejamos el saco abierto en la tierra – ibérica - y comenzamos a llenarlo de aceitunas verdes. El verdeo transcurrió en español, sueco e inglés al tiempo que paralelo a anécdotas, traducciones y muchas risas. Las aceitunas extremeñas viajaron juntas en coche hasta Madrid. Allí se separaron. Unas, emprendieron viaje a Suecia. Otras, se quedaron en la villa. Las que embarcaron en Barajas se separaron a su vez para ataviar diferentes mesas: una mesa sueca-Palestina, otra sueca-serbia, otra sueca-turca, otra sueca-española. No todas las que se quedaron en Madrid acompañaron veladas gastronómicas de la villa y corte. Unas viajaron en AVE a Lleida, otras acompañaron comidas dominicales malagueñas, otras se quedaron en Madrid. A ninguna de ellas le preguntaron: ¿de dónde eres?


Ahora dale al play y disfruta de la energía y el colorido de Sam Sparro y su tema “21st Century Life”.



Hasta el próximo lunes.

lunes, octubre 19, 2009

Dile a tu jefe que se ponga los tacones

El sueño de la amiga María José – Pluscuamperfecta para los íntimos – es presentar el Telediario de TVE de las 3 de la tarde. Los motivos son tres. Uno, no madrugaría, desayunaría en la cama cual Carmen Lomana, llegaría al trabajo a partir de mediodía, acabaría su jornada laboral antes de las cuatro de la tarde. Dos, disfrutaría de un estilista, un peluquero y un maquillador todos los días de su vida. Tres, dispondría de una colección de zapatos mayor que la de Imelda Marcos. Los tiempos cambian y, al margen del sueño de María José, los presentadores de los Telediarios tiene piernas: nos cuentan de pie las noticias. Antes, los presentadores acudían al plató con chaqueta, corbata, pantalones cortos y sandalias. Ahora, los estilistas también trabajan los bajos de los presentadores.


Tess madruga todos los días para tomar el ferry que le lleva desde – Staten Island - el suburbio donde vive hasta Manhattan. Después de un duro día de trabajo que se repite todos los días, acude a la escuela nocturna para formarse. Trabaja duro para, ya iniciada su treintena, intentar llegar a ser algún día como Katherine, su actual jefe. Es Katherine quien, desde también en su treintena, alienta a Tess a seguir su ejemplo de hardworker. Lo que Katherine no se imagina es que Tess aprende rápido y sigue al pie de la letra el ejemplo de su jefa. Empieza reduciendo la cantidad de complementos en forma de bisutería y acaba aumentando la capacidad para conseguir sus objetivos. Tess y Katherine protagonizan Armas de Mujer.


Leo en La Vanguardia que los sindicatos británicos han iniciado una batalla contra el uso del zapato de tacón en las oficinas. Al margen del tino de los sindicatos británicos a la hora de proponer un debate para la mejora de las condiciones laborales de las trabajadoras británicas, la noticia pone encima de la mesa una realidad que, si echas un vistazo a tus compañeras de trabajo, trae de cabeza – y no de pies – a muchas de ellas y a muchos de sus jefes. Una de las escenas que más me gustan de la película “Armas de Mujer” es una de las, aparentemente, más triviales. Tess llega todos los días a la oficina vestida con una blusa, una chaqueta, una falda, medias, calentadores y zapatillas deportivas. En el cajón de su mesa tiene los zapatos de tacón que calza tan sólo durante las horas de trabajo.


Ahora dale al play y disfruta del tema “Foolish Little Girl” en la voz de la adolescente Dionne Bromfield, ahijada musical de Amy Winehouse. Esperemos que no siga los pasos de su madrina.

Hasta el próximo lunes.

lunes, octubre 05, 2009

Aquí un verano, aquí unos amigos, aquí una familia

“Families we choose” – “Las familias que elegimos” – es un estudio en el que la autora Elsie Parsons Clews viaja a través de la historia del concepto de la familia LGBT – Lesbian, Gay, Bisexual y Transgénero. Una familia LGBT no es una pareja de dos hombres casados – o no – con hijos o de dos mujeres casadas – o no – con hijos. Tampoco es una unidad familiar en el que uno de sus miembros es gay, lesbiana, bisexual o transgénero. Sí, los límites de la familia LGBT no están definidos. Ni creo que deban estarlo. El origen de la familia LGBT es la Comunidad – término con mayúsculas nacido en la década de los setenta – en la que un gay, una lesbiana, un bisexual o un transgénero encontraban – y encuentran – aquello que no les ofrece las familias donde el azar les ha colocado.

Dos eventos marcan el inicio cada verano. La manifestación del orgullo gay y el cumpleaños del periodista y sin embargo amigo José Luis. En la manifestación de este año reímos, bailamos, bebimos y cantamos muchos amigos juntos: Anabel, Pedro, Cristina, Almudena, Pedro, Sandra, Santi, Aurora, Manuel. En el cumpleaños del periodista José Luis coincidimos algunos del “grupo de los miércoles”, Luis incluido. En otra ocasión explicaré en qué consiste “el grupo de los miércoles”. Los suecos M&M, que no son un grupo de rock ni una marca de chocolatinas, nos visitamos a Roko y a mí a comienzos de julio. Con ellos, Marthin y Magnus, perpetramos terracismo. El amigo Juan Pablo, fruto de una conexión Paul Auster, se unió al clan sueco. En otra ocasión explicaré en qué consiste una conexión Paul Auster.

Dejan y el gran Rolando se unieron también al terracismo de verano madrileño. La visita del amigo italiano Farid coincidió con una estupenda cena de verano en la sierra madrileña y con el reencuentro con la hermanísima de una de las anfitrionas. Ana y Fátima: ¡cuántas cosas vividas juntos! El reencuentro – casi – veraniego con Eugenio ha provocado risas, emociones y la activación del hipocampo. Dice Elsie Parsons Clews que las familias LGBT, entendamos como entendamos una familia LGBT, estamos más por la labor de mantener el contacto con nuestros ex que nuestros congéneres heterosexuales. Lo mejor de cada verano – cuando íbamos al cole – era la posibilidad de conocer nuevos amigos. Lo mejor de cada verano – ahora que ya no vamos al cole – es la posibilidad de tener más tiempo para, tal como afirma la autora de “Families we choose”, construir una buena vida, un buen grupo de amigos, una familia elegida.

Lo sé, no estáis todos los que sois ni sois todos los que estáis. Prometo compensaros en próximas entradas.

Ahora dale al play y disfruta del directo de Andrew Gold, autor de letra y música de “Thank You For Being A Friend”, tema principal de la serie “Las Chicas de Oro”.

Hasta el próximo lunes.