domingo, septiembre 27, 2009

Madrid no merece ser ciudad olímpica

Entre comillas, 6 de los 16 motivos que aporta el portal web Madrid 2016 por los que Madrid merece ser ciudad olímpica. Fuera de las comillas, los motivos por los que creo que la villa no merece ser olímpica.


1. “La situación de Madrid es perfecta para celebrar los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de verano.” Falso. El lago Michigan atempera el caluroso verano de Chicago. El lago del Retiro, hasta la fecha, no ha atemperado ningún canicular verano de la villa de Madrid. Además, la candidatura ofrece el Parque de El Capricho como argumento para refrescarse, un parque que tan sólo abre los fines de semana.


2. “Recibimos a los visitantes de Madrid a través de una red de transporte de primera categoría.” Falso. Metro de Madrid no consigue abrir dos noches a la semana, las de los fines de semana. El de Chicago, abre las 24 horas del día todos los días del año. En los autobuses de la villa no está permitido llevar equipaje. En los de Chicago, sí. Poder pagar con tarjeta de débito o crédito en los taxis de Madrid es la excepción. En los de Chicago, es la norma.



3. “Cultura, gastronomía y bares: Una ciudad abierta las 24 horas, los siete días de la semana y con gustos para todos.” Falso. La cultura y la gastronomía no son exclusivas de villa ni de la corte. El incumplimiento de la Ley del Tabaco en la villa impide disfrutar plenamente de la cultura, de la gastronomía y de los bares de Madrid.


4. “Una ciudad entusiasmada por el deporte y una tradición sensacional.” Falso. Los escasos polideportivos municipales de la villa cierran en agosto. Además, en Madrid disponemos de 43 kilómetros de carril bici. En Chicago, 179. Además, dado el interés que los madrileños mostramos por la bicicleta, el alcalde ha anunciado que pondrá en funcionamiento un servicio de alquiler de bicis en el año 2011. Es decir, dentro de dos años.


5. “Unos Juegos para todo el mundo, estés donde estés.” Falso. La brecha digital en España es, todavía, una realidad. Madrid dispone de no más de veinte puntos de acceso gratuito a Internet. Chicago, más de un centenar. El último informe de la OCDE coloca a España en el segundo lugar de entre todos los países OCDE con el precio más alto del acceso a Internet.


6. “La transformación del entorno de Madrid inspirada en los Juegos Olímpicos”. Falso. Dice la candidatura que se construirán más de 570 kilómetros de carriles bici para 2016. Del más de centenar de obras de remodelación existentes hoy en la villa, sólo una de ellas incluye la construcción de 2,3 kilómetros de carril bici. ¿Dónde? En la milla de oro.


Sí, mi apuesta es Chicago. La apuesta del COI, aventuro, será Río de Janeiro. Se admiten más apuestas.


Ahora dale al play y disfruta del directo de Sufjan Stevens y su tema Chicago.

Hasta el próximo lunes.

lunes, septiembre 21, 2009

La vida, diez años después

Feliz año nuevo. Sí, para este Peter Pan atrapado en el cuerpo de un treintañero, el año empieza en septiembre, no en enero. Bienvenidos al otoño. Después de un verano estuoso, es el momento de comprar el primer número de todas las colecciones que creemos nos van a devolver la ilusión de la vuelta al cole. También es el momento de hacer balance de las notas obtenidas en junio del año anterior – de septiembre a junio – y del tiempo de descuento de cada año – julio y agosto. La vida nos ofrece, cada septiembre, una nueva oportunidad para empezar de nuevo.

Balance del año que acaba: he mejorado mi crol, he tenido sexo, he trabajado duro, he viajado, he recuperado amistades, he organizado fiestas, he pensado más de lo que he hecho, he conseguido un trabajo estupendo, he intentado ahorrar, he decepcionado a amigos, he conocido a nuevos amigos, he recopilado amantes, he despedido a amigos, he montado en bici, he adelgazado, he engordado, he practicado Pilates, he bebido alcohol, he cuidado mi salud, he sido admitido en una Universidad en EEUU para hacer el Doctorado.

Objetivos para el nuevo año: pasar más tiempo con Roko, trabajar duro, practicar deporte, pensar menos, empezar proyectos, tomarme las uvas en Times Square, acabar proyectos, querer más, mejorar mi sueco, fortalecer los músculos de la espalda, acudir al estreno de Snabba Cash en Estocolmo, hablar menos, escribir más, organizar fiestas, comer mejor, aprender japonés, ahorrar, cuidar mi cuerpo, dar alegrías, oficiar una boda en Japón, leer los domingos más, mantener amigos, decidir si me mudo a vivir a EEUU.

Más allá del repaso de balances y objetivos anuales, los más difíciles de plantear y repasar son los proyectos de vida. La vida no comparte la organización espacio temporal de los recuerdos. La disposición de los míos se estructura en décadas. Tenía doce años cuando mi padre murió y, desgraciadamente, son muy pocos los recuerdos que tengo de mis primeros doce años de vida. Durante la siguiente década – antes de cumplir los veintidós – creí que la vida adulta llegaría antes de cumplir los treinta. Este verano he regresado al archipiélago sueco para hacer balance de los recuerdos de los últimos diez años e iniciar una nueva década de vida.


Comencé la década que ahora acaba volando a Estocolmo como estudiante Erasmus. Conocí a amigos muy distintos, cosa que me ayudó a conocerme un poco más. Un año después, me mudé a Fuerteventura. Un año más tarde regresé a la península, creyendo aún que la madurez llegaba vía correo postal. Comencé a trabajar en un parque empresarial lleno de patos y buenos amigos. Recorrí Europa con un trolley lleno de móviles Nokia. Lloré al dejar Madrid para mudarme a Barcelona. Contuve las lágrimas al mudarme a California. Regresé a Madrid y me encontré, al llegar a casa, con la vida adulta. La vida, diez años después, es mejor de lo que había imaginado.

Ahora dale al play y disfruta del sonido de los jóvenes de Fanfarlo. “You Are One Of The Few Outsiders Who Really Understands Us” es el tema.







Hasta el próximo lunes.