lunes, junio 29, 2009

Armarios

“Si una bala entra en mi cerebro, deja que destruya todos los armarios.” Harvey Milk nace en Nueva York en 1930. En la escuela padece el acoso de sus compañeros por sus grandes orejas. Después de cumplir los cuarenta, se muda a San Francisco y abre una tienda de fotografía que, sin proponérselo, se convierte en el punto de encuentro de gays llegados de todos los Estados. Se instala en Castro y, más allá delgay issue, comienza a mostrar su interés por el desarrollo de su barrio. Harvey Milk llega a ser, sin proponérselo, el primer político abiertamente gay elegido por sus conciudadanos para el puesto de Supervisor del Ayuntamiento de San Francisco. Harvey Milk muere asesinado el 27 de noviembre de 1978. Dos de las cinco balas disparadas entraron en su cerebro.



Castro es una calle de San Francisco, al tiempo que el nombre del barrio gay de la ciudad. También es el nombre del Cine Teatro más conocido de la bahía. Castro te da la bienvenida una bandera gay del tamaño de la bandera de España de la Plaza de Colón de Madrid. Es la Plaza Harvey Milk. Castro es, de noche, un barrio oscuro. El hecho de que no tenga muchas farolas no impide que sea un barrio muy animado. Marina Boulevard ofrece a sus pies la playa Marina, con el Golden Gate al fondo. En la arena, algunas personas pasean, otras – una familia homoparental de dos hombres y dos niños – disfrutan de un picnic y otras practican deporte bañándose en la bahía de San Francisco. Bahía donde los amigos de Harvey Milk esparcieron sus cenizas.

Abro un libro de filosofía de la educación secundaria sueca. Veo en una fotografía dos parejas de hombres besándose. ¿Podemos encontrar una fotografía de este tipo ilustrando algún libro de instituto en España?, pregunto a una profesional de la enseñanza. “Sólo en alguno de los manuales más progresistas de Educación para la Ciudadanía.” Una de las muchas campañas electorales en las que trabajó Harvey Milk, se debatía la proposición número 6. La aprobación suponía el despido de los profesores gays de la escuela pública en California así como de todas las personas que apoyaran la causa gay. La proposición número 6 no fue aprobada. Cuarenta años después del nacimiento del día del Orgullo Gay, el lema de la manifestación de este año es “Escuela sin Armarios.”


Ahora dale al play y disfruta del tema “They don’t care about us” de Michael Jackson.

Hasta el próximo lunes.

lunes, junio 22, 2009

Mujeres

Palmira es una yonqui de la mantequilla. Palmira es la abuela protagonista de una de las mejores series de producción propia de Televisión Española. La serie, “Mujeres”, cuenta la historia de un grupo de mujeres trabajadoras – fuera y dentro de casa – de un barrio de Madrid. Palmira, ya jubilada, vive con su hija y sus dos nietas. Las amigas y las vecinas de las protagonistas son también mujeres. Las mujeres de “Mujeres” saltan al vacío todos los días, utilizando esa red que es la solidaridad inter féminas. Las mujeres de “Mujeres” se enamoran de hombres que no acaban de entender qué necesidades realmente tienen. La presencia de hombres es meramente testimonial. El nieto de Palmira, bollero de profesión, y el yonqui de turno del barrio, no precisamente adicto a la mantequilla.

Reunión fuera de la oficina. Voy en el taxi. La cita es a las diez de la mañana. Once personas. Diez mujeres y quien escribe estas líneas. Cuatro horas más tarde, una vez drenada toda mi sangre y energía, me subo a otro taxi. Telefoneo a mi madre y recuerdo el paisanaje de mi infancia: mi abuela, mi madre y mis dos hermanas. Llego a la oficina. Tres mujeres y quien escribe estas líneas formamos el equipo. Subo en el ascensor y pienso en todos los equipos de trabajo por los que he pasado. Y en todos los responsables que he tenido. Mujeres. Me siento delante del ordenador y recuerdo un comentario de un compañero de trabajo – me alegra no recordar quién – que me dice que esto me pasa por tener un trabajo de mujeres.

Ficción. Alice, Julie e Ismael mantienen una relación a tres en la comedia romántica musical francesa “Canciones de Amor”. Alice y Julie son dos jóvenes independientes que, más allá de su amor hacia Ismael, comparten el apoyo a sus familias, su solidaridad para con ellas mismas, así como momentos cómicos. Alice y Julie son unas yonquis adictas a la vida.

Realidad. Cecilia Sarkozy, anterior esposa del presidente de Francia, logra que Libia excarcele a cinco enfermeras búlgaras. Un periodista francés pregunta a Nicolás Sarkozy sobre la legitimidad de la misión. Ésta ha sido llevada a cabo por una persona no elegida por los franceses, la esposa del Presidente, no por el propio Presidente. Sarkozy responde: “Se trata de un problema de mujeres, humanitario.” El futuro del ser humano está en manos de las mujeres.

Ahora dale al play y disfruta del tema “Did you see me coming?” de Pet Shop Boys.



Hasta el próximo lunes.

lunes, junio 15, 2009

Frankfurt (segunda y última parte)

- ¿Vas a dejar propina?
- Sí…
- En ese caso, cuando se vaya a cobrar, dile al camarero cuánto le dejas de propina para que se la cobre y no deje nada en la mesa.
- …
- No me mires con esa cara… Sí, en Alemania se deja propina, aunque nunca en la mesa.

El Main, el río que une Frankfurt, tiene dos orillas. La orilla financiera, al oeste, donde se encuentra la sede del Banco Central Europeo. La orilla de los museos, al este, donde se encuentra el Museo Alemán del Cine. Sobre la orilla financiera, Main Tower, Bleistift – conocida como el lápiz –, el Banco Central Europeo, la Bolsa de Frankfurt, las Torres Verdes – los rascacielos ecológicos de Deutsche Bank – y la Torre del Commerzbank. Ésta última, propiedad del Estado Alemán después de que el Commerzbank fuera recientemente nacionalizado. Frankfurt, capital financiera. Berlín, capital política. Colonia, capital periodística. Sí, un país descentralizado – de verdad – que… ¡funciona!


Me recomiendan mis anfitriones en la capital financiera de Europa – Rafa, Nina, Noa y Max – un paseo por cualquiera de las dos orillas. Escucho allí multitud de diferentes idiomas. Más de un tercio de la población de Frankfurt es extranjera. Quizá por eso, mi acento no impide que me entiendan los dependientes de los fantásticos mercados Kleinmarkthalle y Bockenheimer Warte. Mi rudimentario alemán tampoco me impide entender a la dependienta de la mejor librería de la ciudad, Hugendubel. ¿Dónde está El Principito? Sí, colecciono El Principito en diferentes idiomas. Visito, entre sobrecogido y animado, el campus de la Universidad de la ciudad, Goethe Universität. La antigua IG Farbenhaus, el edificio en cuyo interior se fabricaba el gas para el exterminio, alberga jóvenes estudiantes, decididos a que su país funcione.


El edificio de corte neoclásico que bien podría ser el consulado de España, es, en realidad, el neoconsulado español, presente en todo el mundo: Zara.



Los semáforos que, más allá de respetarse, te recuerdan que debes cruzar siempre en verde. Ya sabes, eres un ejemplo para los más pequeños. Lo dije la pasada semana. Alemania me fascina.

Dale al play y disfruta, más allá de los ojazos de Jace Everett, de su tema "Bad Things”, tema principal de la genial serie de televisión True Blood.



Hasta el próximo lunes.

lunes, junio 08, 2009

Frankfurt (Primera Parte)

SMS: 28 grados y sol espléndido en la capital financiera de Alemania (y de Europa). Me encantaría vivir en alguna ciudad europea… Besos desde Main Hattan!

SMS: Oye chato, que ya vives en una. Madrid es una capital europea. Pásalo bien y disfruta de Deutschland!

SMS: Quería decir otra diferente a Madrid. Dice Rafa que una cosa son las capitales políticas y otra las de espíritu europeo. ¡Con lo deutsch friendly que eres! Küss!




Le comento a mi primo que los alemanes son ciudadanos de verdad. Nosotros somos aprendices. 1. Si en las carreteras alemanas no se encuentran señales de tráfico que limiten la velocidad al tiempo que es el país de Europa en el que se producen menos accidentes de tráfico, será que ellos tienen aprehendido – sí, con hache – el concepto de qué es un ciudadano, de sus deberes y de sus derechos. 2. Los perros son bienvenidos en tiendas y restaurantes. Incluso les proporcionan agua y comida para que se sientan como en casa. 3. Llego al Metro Frankfurt y confirmo que los alemanes son ciudadanos de verdad. A un lado, las máquinas expendedoras de billetes. Al otro, la entrada – libre, sin torniquetes – para acceder al metro. 4. Dice Gallardón que en Madrid no hay espacio para carriles bici. En realidad, no hay espacio para las bicis en los cerebros de los madrileños. Calle en la que te adentras, carril bici que te encuentras. Coche, autobús o camión que te encuentras, vehículo que cede el paso al ciclista. Lo sé, soy muy poco patriota. Los países del norte de Europa me fascinan.



El librero de Oscar Wilde me pregunta si quiero tomar algo y que de dónde vengo. Spain, le respondo. Me recomienda un par de pelis gays alemanas y me las llevo. Le echo un vistazo a Frankfurt von hinten, Gab y Frizz – las publicaciones gays alemanas. Entra un lugareño y me pregunta que hasta cuándo voy a estar en la ciudad. Hasta el sábado, afirmo. Me cuenta que el día 30 de abril es el cumpleaños de la Reina de Holanda y, que a falta de Reina Madre en Alemania, las maricas alemanas (y turistas de paso) celebran su cumpleaños a modo de día nacional marica. La publicidad del evento lo dice bien claro. Si quieres una copa gratis, viste una prenda naranja. Repaso mentalmente la maleta y la única prenda naranja que recuerdo son unos boxer. Boxer que me enfundo para salir, esa misma noche a Pulse para celebrar el cumpleaños de la Reina de Holanda. Lo sé, soy un frívolo. No he mencionado que en Frankfurt se encuentra el único monumento en conmemoración a los homosexuales asesinados por los nazis.



Dale al play y disfruta del tema "Getting Rich", incluido en la película alemana “Chiko”. Intérprete, Szene.



Hasta el próximo lunes.

lunes, junio 01, 2009

Disculpen las molestias

Estimado lector,

Por cuestiones técnicas, y de manera excepcional, La Blogola aparecerá mañana martes en lugar de hoy lunes.

Disculpen las molestias.