lunes, mayo 18, 2009

Debajo

“Todos tenemos secretos, ¿no?”


María y Pablo, Juan y Pedro, Ana y Lucía, Javier y Marcos. Grupo de amigos (y parejas) que viven en una gran ciudad. Son más de diez años compartiendo amistad, viajes, momentos duros, celebraciones. Se ven (casi) todos los días y comparten (casi) todos sus secretos. Más allá de la fachada de sus vidas cotidianas, cada uno de ellos esconde secretos que no comparte con su pareja. Tampoco con sus amigos. María, que convive con Pablo, mantiene una relación paralela con un compañero de trabajo. Juan, que está casado con Pedro, recuerda los abusos que su padre ejerció sobre él. Ana, que mantiene una relación a distancia con Lucía, desconoce que Lucía está casada y tiene un hijo. Javier, que está organizando su boda con Marcos, no sabe que Marcos es consumidor habitual de cocaína.




Me descubro realizando, a modo de jubilado, el seguimiento a una obra de reforma de un local. El taller de la Peugeot, un clásico del barrio, se marcha fuera de la ciudad. Los parquímetros también son un motivo de deslocalización económica. El antiguo taller, un local diáfano, deja paso a la versión pija de uno de los supermercados más económicos. Cambio de suelo, nuevos tabiques, parking para los clientes. Observo detenidamente la transformación de la fachada. Los grandes luminosos de la Peugeot escondían los antiguos rótulos, pintados sobre la fachada del “Garaje Chile”. La nueva fachada, compuesta de azulejos y un nuevo luminoso, esconde de nuevo – sin destruirlos –los antiguos rótulos. La secuencia fotográfica demuestra lo que esta fachada esconde debajo.



“¿La Blogola cierra en Semana Santa?” “¿Y Feria?” “Aguardando las updates de La Blogola...” “Echo de menos tus Blogolas, cuéntame cómo andas...” “Vaya, va a resultar que esto también es de Ikea y ¡ya se ha acabado!... Es lo que tiene la postmodernidad.” “Que estaba aquí pensando y blogueando y se me antojaba leerte. Puede quedar un poco seco, pero podías hacer una entrada esta semana? Es que se echa ya de menos. Supongo que estarás de flojera, astenia o bajón, pero débete a tus fans, leches.” “Es siempre fácil y placentero leerte, lo hice un par de veces en tu blog y me cague de risa…” Gracias a todos por echarme de menos. La llegada de la primavera no me sienta nada bien. Ni física ni mentalmente. Se acaba el invierno y mi bajón y yo nos escondemos, año tras año, debajo de la fachada de la vida cotidiana.


Dale al play y escucha a Alexander Ribak y su tema Fairytale, representante de Noruega en Eurovisión 2009 y ganador del Festival.





Hasta cualquier lunes de estos.