lunes, marzo 23, 2009

Después

“Chico, es duro madurar (…) Necesitas más (…) Necesitas amor (…) No tienes que ser guapo pero ayuda” Así empieza – y continúa – el último single de Pet Shop Boys, “Love”. Peter William y Celestino Deleyto, autores del libro “La Comedia Romántica de Hollywood de los 80 y 90”, se remontan a un grupo de poetas franceses del siglo XI para definir lo que entendemos bajo el concepto de amor. Nueves siglos más tarde, el amor sigue – ahora en las comedias románticas – irremediablemente unido al matrimonio. En otras palabras, sin matrimonio no hay amor. En los ochenta, “Splash” y “Armas de mujer”. En los noventa, “Cuatro bodas y un funeral”, “La boda de mi mejor amigo”.

“Los Baldrich”, novela publicada recientemente por Alfaguara, cuenta la historia de una familia acomodada en la Barcelona de posguerra. Su autor, Use Lahoz, afirma: “Madurar es un golpe bajo que te permite irte a vivir al campo, dejar de salir por la noche, hacer cenas y concentrarte en escribir.” Los humanos, protagonistas de esta novela que es la vida reciben bastantes golpes bajos. Algunos de ellos, los encajan. Otros tantos, no lo hacen. Use Lahoz nace en 1976 y, a la vista de su afirmación y del resultado de su trabajo, sí ha madurado. Quien escribe estas líneas nace en 1976 y, en base a estas mismas líneas, no sabe todavía qué quiere ser de mayor.

¿Qué tienen en común el hecho de madurar, el matrimonio y el momento en el que el reloj marca las tres de la madrugada cuando estás en un bar de copas? El punto de no retorno. Cuando conscientemente tomas la decisión de madurar, ya nunca volverás a ser un adolescente. Cuando decides compartir tus proyectos y tus fracasos de vida con otra persona, ya nunca volverás a ser el mismo. Cuando son las tres de la madrugada, te acabas de tomar la tercera copa y decides no retirarte y continuar hasta el amanecer, ya nunca más tu hígado volverá a ser el mismo. Cierra los ojos y visualiza el momento en el que conscientemente maduraste. Lo que más me aterra al visualizarlo no es el momento en sí sino lo que viene después.

Ahora dale al play y disfruta del último single de Pet Shop Boys, “Love”, en el mercado desde el pasado lunes 16 de marzo.



Hasta cualquier lunes de estos.

8 comentarios:

Carmen dijo...

Pensé que nos ibas a dejar esta semana con las ganas otra vez... Muy bueno el vídeo de Pet Shop Boys..He cerrado los ojos y veo exactamente ese momento es que decidí ompartir mi vida, mis anhelos y no volver a ser la misma... No me arrepiento de nada. Besos

Anabel dijo...

Me di cuenta que era mayor cuando vi un grupo de chavales y chavalas hablando en la calle y pensé: no deberían estar en su casa a estas horas?? jajaja HORROR!!!!

Madurar no ha sido nada consciente, poco a poco, las cosas han ido surgiendo y voy subiéndome a cada tren que pasa por delante... (para que no se me escape...)

Por cierto, que a las 3 de la mañana sólo lleves 3 copas, es la prueba definitiva de que has madurado!
Besos!!!

Fernando dijo...

Lo de "ya nunca más tu hígado volverá a ser el mismo" me ha llegado muy adentro. Qué tío.

btbw/architecture dijo...

José Luís,
Me has dejado desde primera hora de la mañana dándole vueltas a la cabeza y a la vida...y escuchando 'Love, etc.'. La primera vez que la escuché hace unos días me inyectó una sensación de euforia, de reinvindicación de esa sensación casi adolescente (pero mejor hecha ) de tener amor en tu vida. Con matrimonio o sin matrimonio...
Madurez y matrimonio...yo me casé con 24 años y aún la cosa sigue sintiéndose como esa misma cosa imprevisible que me parecía entonces...
¿Se es feliz en el matrimonio cuando uno olvida que está casado con el otro?
¿Hay un estado intermedio de 'maduración'? :-)

UN BESO!

alicia

Anónimo dijo...

Soy María José:

Yo creo que ya nací madura, de pequeña mi actividad favorita era leer en mi patio...y sigo así.

Por cierto has hecho un "antes" un "después" y un parentesis en medio ¿a qué se debe el parentesis?

Un beso a ti y a los bloguer@s

Halo dijo...

me di cuenta de que no iba a madurar jamás al estilo que lo hacen los demás porque no seguí sus etapas a pesar de que todo apuntaba a que lo haría pero no me importa porque he sido coherente con lo que quería y por eso al final, se vive la vida que uno quiere.

me di cuenta que ya era mayor y madura por cojones cuando me di cuenta que no podía llamar a nadie para que me resolviera los problemas... a veces echo de menos el salir y que sean las tres y perder la cuenta de los cubatas y al día siguiente no tener que hacer nada... ahora siempre me despierto pronto...

Gonzalo dijo...

Yo tuve que madurar de golpe el día en que mi padre vino llorando pidiendo consejo de como educar a sus hijos.

Yo tenía 20 anios y nunca antes había tenido un sentimiento de desproteccion tan grande!

marisabel dijo...

Yo me siento como Mª José. Supongo que por ser la mayor o porque mis padres me dieron desde pequeña unas responsabilidades que no me tocaban por la edad, me he sentido siempre mayor-madura-responsable. Ya lo dice mi marido: tú nunca has tendio infancia! Matrimonio y madurez no siempre van "casados", muchas veces más bien va relacionado con la insensatez.