lunes, febrero 16, 2009

Revolución

Estocolmo, otoño de 1999. Carolina y yo esperamos en el Aeropuerto de Arlanda para coger un vuelo dirección Madrid. Descubro, tras varios meses en Suecia, mi querencia por las tazas, por los mugs. Nos tomamos un café en una de las salas de espera enmoquetadas del aeropuerto. Volar no es lo que era. Y las esperas en los aeropuertos tampoco. Nos sirven el café en dos tazas de loza azul eléctrico “Made in England”. Comentamos, Carolina y yo, lo bonitas que son las tazas. Acabamos el café, las tazas vuelan con nosotros a España, comenzamos la tradición de coleccionar tazas (robadas o no). En la foto, taza azul eléctrico, la segunda por la izquierda.




Lisboa, verano de 2002. Ylva me cuenta que se acordó de robarme una taza en pleno vuelo de regreso. Su sobrina le sugiere, en pleno vuelo, robar las de Spanair. Buenos Aires, primavera argentina de 2002. Fátima me cuenta que va a la cafetería Tortoni, donde estuvo a punto de robarme una taza si no hubiera sido por el boludo del camarero, que no le quitaba ojo de encima. Madrid, enero de 2003. Rafa llega a Barajas desde NYC. En su maleta, la taza del musical RENT. En la foto, la cuarta por la izquierda. Bruselas, primavera de 2003. Ana me recomienda vía correo electrónico un paseo por Brujas y me desea suerte en mi tarea de robar una taza belga. Llámame revolucionario.

Madrid, diciembre de 2008. Vuelvo a casa en autobús después de un paseo por el centro, taza termo en mano. En la foto, la primera por la derecha. Entre las luces de navidad que iluminan las cuentas corrientes de las zonas comerciales de la ciudad, me detengo en uno de los rótulos que iluminan la Plaza de Cibeles. “Paz en el Mundo”, anuncia un cartel que bien podría ser el mensaje de Amnistía Internacional. No. Está colgado en el Cuartel General del Ejército. El Ejército no es lo que era. La RAE define Revolución como “cambio rápido y profundo en cualquier cosa.” Ejemplo de Revolución, el blog Generación Y de Yoani Sánchez. Ejemplo de NO Revolución, la, desde hace 50 años, Revolución Cubana.

Ahora dale al play y escucha el tema “Revolución” de Amaral.



Hasta el próximo lunes.

5 comentarios:

Nela dijo...

A mí me dió también por eso de coleccionar tazas. La primera fue en Turquía, en el aeropuerto, que por el precio que me cobraron por el café pensé que iba incluída en el precio, y me la llevé. Por cierto...y la taza que te regalé??

Danielo dijo...

De mi viaje a Londres el pasado noviembre, volví con cuatro vasos de pinta y un botellín de Coke sin pegatinas que me encantó. Enfrente del apartamento había una taberna donde parábamos todos los días tras la ruta turística, hacíamos como que salíamos a fumar y nos llevábamos los vasos al apartamento. Forma parte de mis viajes el llevarme algún vasito o taza de recuerdo. Para combatir la crisis roba tazas, no malgastes en souvenir.

Danielo dijo...

Ah, yo no fumo.

btbw/architecture dijo...

Coincidimos totalmente en la obsesión 'muggera' Jose Luís. Y en lo del hurto ocasional de las mismas... ;-)
Un abrazo!!!

alicia

Anónimo dijo...

Ah, que bonito el mundo de las tazas.... Y que interesante la vida de los aeropuertos!
Y que llamativo ver que la gente tambien se engancha a esto de guardar recuerdos de todo lo que hace para que les sea más fácil soportar la rutina diaria. Yo tambien tengo un ingente número de tazas,pero mira tu por donde, que no me da por que sean de lugares, musicales, películas....Eso si, ocupan el mismo sitio que todas las demàs, que es demasiado.
Un beso.
Nymm