lunes, febrero 09, 2009

Exhibicionismo

Otoño de 2005. Aterrizo en California y los compañeros de la Universidad empiezan a preguntarme algo que no entiendo. ¿Cuál es tu perfil? ¿Mi perfil? Sí, tu perfil en Facebook. ¿Facebook? Sí, es una página web donde todos los estudiantes de la Universidad tienen acceso para conocer más gente, compartir fotos, quedar… Incluso hay profesores que lo utilizan para crear grupos de trabajo, compartir apuntes y demás. James, mi compañero de piso me dice “si no estás en Facebook, no existes.” Además, está genial porque puedes cotillear información sobre los tíos de clase que te gustan. Así sabes si tienen pareja, qué horarios tienen y puedes “coincidir” casualmente con ellos. Sí, utilicé Facebook durante el año en EEUU para todo lo que James me decía. Y para muchas cosas más.


Otoño de 2006. Regreso a España y dejo de utilizar Facebook. Accedo esporádicamente para aceptar a nuevos amigos, para actualizar algún dato. Nada más. Meses más tarde recibo un correo electrónico de Facebook pidiéndome que facilite una cuenta de correo electrónico diferente a la de la Universidad de California. Facebook cambia y va a ser un servicio de acceso libre. Dice mi amigo David de Georgia que la ola Facebook acaba de llegar a España. No sé si acaba de llegar, si lleva aquí algunos meses o incluso si ha llegado. Lo que sí sé es que en Estados Unidos utilizábamos Facebook para algo completamente diferente. Es posible que los usuarios de Facebook en España se piensen dos veces qué fotos colgar en tus álbumes frente a los ingenuos usuarios estadounidenses que no reparen en la información personal que cuelgan en su perfil.


Leo en El País que Google ofrece un nuevo servicio a través de Google Maps para móviles. Se llama Lattitude y localiza en el mapa a tus amigos. “Jefe, voy a llegar tarde porque estoy en un atasco.” Y el Jefe, con el Google Maps delante, pensando, “Sí, claro, estás en el atasco que se forma en el trayecto de la cama al baño.” “Cariño, me tengo que quedar hasta tarde en la oficina.” Y tú pensando “No sabía que la oficina se había trasladado a la zona de copas de la ciudad.” Algunos se llevaran las manos a la cabeza, otros se las llevaran al móvil para descargarse Lattitude y otros se las llevaran al móvil de su pareja para descargarla también. Conoces a un chico/chica, intercambias números de teléfono, te acuestas con él/ella y antes de la segunda cita ya has averiguado, Facebook mediante, cuántas relaciones ha tenido y si tiene alguna alergia alimenticia. Bienvenidos a las relaciones del Siglo XXI.

Dale al play y disfruta de la versión flamenca del “I will survive” en la voz de Pitingo.



Hasta el próximo lunes.

8 comentarios:

Halo dijo...

tengo una cruzada personal con facebook que me está haciendo pelính de daño... pero me niego a ser una más... de los de paloalto... no, no seré yo...

Fernando dijo...

No vas a colgar las fotos de la kedada 10.000 en tu facebook?

Gonzalo dijo...

El ritmo neoyorquino hace que te puedas ver con tus amigos muy de vez en cuando! Una de las situaciones más raras que suceden con más frecuencia en el último tiempo es cuando te topas con alguien a quien no has visto en meses y sabes todo de su vida porque lo leistes en Facebook!!! Ahora en lugar de preguntas generales uno tiende a ir al detalle: te recuperates de esa gripe?O que hacías despierto tan tarde la otra noche?

Y dios nos salve the algún malintencionado companiero de la secundaria postrando fotos nuestras en pleno glam 90s!

Doctora Queer dijo...

¡Esto no ha hecho más que empezar! Así que, sí, bienvenidos al siglo XXI.

José Luis dijo...

Fernando, sí, voy a colgar las fotos en el Facebook... O quizá también en el blog... Coming soon!

Anónimo dijo...

Yo aún no estoy muy convencida del facebook. Demasiada facilidad para los cotillas que pueblan el cibermundo y el mundo mundanal. Por cierto, ¿qué tal en la bardemcilla?
Ah, aprovecho para poner en conocimiento del mundo que odio a Pitingo, que si le oigo una vez más me meto cactus en las orejas para quedarme sorda. ¡Que conste!
Fdo: Paz

Danielo dijo...

Déjate de Pitingos y demás inventos y escucha esta versión: Andrelo - "I will survive"

Siglo XX: "eres más falso que una moneda de 105 pesetas"

Siglo XXI: "eres más falso que un amigo del feisbuc"

atcspain dijo...

A mí tampoco me gusta Facebook. Como han dicho otros, es una puerta abierta para cotillas y "stalkers".