lunes, diciembre 29, 2008

Almanaque

Gati duerme en la cocina. A la derecha, la encimera. Al fondo, más encimera y la nevera. A la izquierda, mesa y sillas. Bajo la mesa, la cesta de Gati. Sobre la pared, un reloj y un calendario. Por las noches, Gati salta y afila sus uñas sobre las hojas de papel del calendario. Necesitamos un calendario sobre el que salte Gati sin que haga trizas los meses del año. Croché, cafetería de El Escorial, regala a sus clientes un calendario de pared, de plástico y de una sola hoja. Es el calendario de Gati. Salta sobre él, pegado a la pared, sin rasgar ni un día. Hace ya más de tres lustros que, pasado el día de Navidad, vamos a Croché a por el calendario para la cocina.

La RAE define almanaque como el “Registro o catálogo que comprende todos los días del año, distribuidos por meses, con datos astronómicos y noticias relativas a celebraciones y festividades religiosas y civiles.” ¿Cómo medimos un año? Estaciones, meses, semanas, días, horas, minutos… Hay gente que mide los años en propósitos. Leo en El País Semanal un listado de diez propósitos para el año nuevo. Dejar de fumar, guardar la línea, aprender inglés, leer más, hacer ejercicio, pasar más tiempo en familia, trabajar menos, viajar más, mejorar las relaciones sexuales y aprender a hacer algo con las manos.



Al margen de los propósitos para 2009, un año se puede medir en muchas cosas más. En personas que has conocido, en trabajos que has coleccionado, en polvos que has echado, en viajes que has realizado, en fiestas a las que te han invitado, en libros que has leído, en conciertos en los que has bailado, en bodas a las que has asistido, en películas que has visto, en funerales que has llorado, en madrugones que te has pegado, en zapatos que has roto, en almanaques que has colgado… El término almanaque me arrebata. Recuerdo a mi abuela Isabel contemplando su almanaque. Ella medía los años en los resfriados que había pasado.

¿Cómo mides un año? Los protagonistas del musical Rent lo miden, al margen de en otras muchas cosas, en minutos: 525.600. Dale al play y escucha el tema “Seasons of Love”, incluido en el musical Rent.

Hasta el próximo año.

7 comentarios:

Anabel dijo...

Imagínate que cuando yo era pequeña y abuela empleaba el término "almanaque" pensaba que era una invención suya o que sólo lo decían en el pueblo.. como en el cole siempre utilizábamos "calendario" o "calendari" (en catalán)...
;-)
Besotes!

Anónimo dijo...

Hola Anabel, soy Mª Jósé ¿qué tal tu gripe? ponte buena para el nuevo año y para cuidar de Mekdes. Un beso, otro para tí José Luis, me ha encantado el blog de esta semana, yo ya tengo mi calendario con las fotos más bonitas de mi viaje del verano, lo hacen en pixmanía por 12,00 euritos.

Anabel dijo...

Hola MªJosé! Ya me encuentro mejor, y estoy cargando la nevera de actimel y equinácea para que no me vuelva a pasar... jeje
Un besote gordo.
Le pediré a mi hermano tu correo que no le va a gustar que utilizemos su blog para ponernos al día! jeje
Besos!!!

Halo dijo...

ya es el otro año... ande andas!!!!

José Luis dijo...

¡Hola Ros! Que no cunda el pánico... La Blogola está de puente (yo no) y volverá el próximo lunes día 12...

marisabel dijo...

Hola guapo! Feliz año 2009.
Ne ha encantado este post. Mi padre es un obsesionado de los almanaques. Toda la vida en mi casa ha habido 3 o 4 calendarios distribuidos por la cocina y el salón. En el momento que tuve sentido de la estética empecé a esconderselos por los cajones (le dejaba sólo el de la cocina). Hoy entiendo que para él son como trofeos: un año más ganado a la vida, son su manera de atrapar el tiempo...

Halo dijo...

jajajaj.... tengo curro jose luis... ay que el 2009 va a ser bueno... un besazo guapo!!!!!!!!!!