lunes, diciembre 29, 2008

Almanaque

Gati duerme en la cocina. A la derecha, la encimera. Al fondo, más encimera y la nevera. A la izquierda, mesa y sillas. Bajo la mesa, la cesta de Gati. Sobre la pared, un reloj y un calendario. Por las noches, Gati salta y afila sus uñas sobre las hojas de papel del calendario. Necesitamos un calendario sobre el que salte Gati sin que haga trizas los meses del año. Croché, cafetería de El Escorial, regala a sus clientes un calendario de pared, de plástico y de una sola hoja. Es el calendario de Gati. Salta sobre él, pegado a la pared, sin rasgar ni un día. Hace ya más de tres lustros que, pasado el día de Navidad, vamos a Croché a por el calendario para la cocina.

La RAE define almanaque como el “Registro o catálogo que comprende todos los días del año, distribuidos por meses, con datos astronómicos y noticias relativas a celebraciones y festividades religiosas y civiles.” ¿Cómo medimos un año? Estaciones, meses, semanas, días, horas, minutos… Hay gente que mide los años en propósitos. Leo en El País Semanal un listado de diez propósitos para el año nuevo. Dejar de fumar, guardar la línea, aprender inglés, leer más, hacer ejercicio, pasar más tiempo en familia, trabajar menos, viajar más, mejorar las relaciones sexuales y aprender a hacer algo con las manos.



Al margen de los propósitos para 2009, un año se puede medir en muchas cosas más. En personas que has conocido, en trabajos que has coleccionado, en polvos que has echado, en viajes que has realizado, en fiestas a las que te han invitado, en libros que has leído, en conciertos en los que has bailado, en bodas a las que has asistido, en películas que has visto, en funerales que has llorado, en madrugones que te has pegado, en zapatos que has roto, en almanaques que has colgado… El término almanaque me arrebata. Recuerdo a mi abuela Isabel contemplando su almanaque. Ella medía los años en los resfriados que había pasado.

¿Cómo mides un año? Los protagonistas del musical Rent lo miden, al margen de en otras muchas cosas, en minutos: 525.600. Dale al play y escucha el tema “Seasons of Love”, incluido en el musical Rent.

Hasta el próximo año.

lunes, diciembre 22, 2008

SMS

“Buenos días, mi nombre es Jacqueline Hernández, soy la COO de NBC Telemando INC, gracias por asistir a este foro. El título de la conferencia es ‘El futuro de los medios y el entretenimiento digital se escribe en español.’ Como ven, hablo perfectamente español, pero la conferencia la voy a dar en inglés.” Cosas de la comunicación de los humanos. La conferencia de Jacqueline Hernández se desarrolla dentro del último Foro Internacional de Contenidos Digitales celebrado en Madrid el pasado mes de noviembre. Asisto, invitado por la empresa para la que trabajo, la entidad pública Red.es. La empresa anima a sus trabajadores a que asistan, dentro del horario laboral, a este tipo de iniciativas para motivar e incentivar a sus trabajadores. Cosas de la comunicación empresarial.

Jueves,3 de diciembre de 1992. Neil Papworth envía “Merry Christmas”, el primer sms comercial de la historia. Leo en El País
que, un año más, las compañías de telefonía móvil van a hacer el agosto en cuatro noches de frío invierno. Los datos son del año pasado, cuando España contaba con casi 40 millones de líneas. Las noches en cuestión: Nochebuena, Navidad, Nochevieja y Año Nuevo. El agosto en cuestión: 200 millones de sms a una media de 17,40 céntimos de euro cada uno, hacen un total de 35 millones de euros. 9 millones de euros por noche. Este año, superamos las 52 millones de líneas. Haz cálculos. Cosas de la comunicación.


Sábado, 12 de febrero de 2005. El edificio Windsor, una torre de oficinas en el distrito financiero de Madrid, se incendia. Paz y yo presenciamos la quema en directo. Desde entonces, todos los años, celebramos nuestro Windsoraniversario. Las oficinas de Red.es, también en el distrito financiero de Madrid, compartían pared con el Windsor. Al llegar a Red.es me facilitan un móvil de trabajo que, meses antes, perteneció a otra trabajadora. Sí, cotilleo en la agenda del móvil y en los sms recibidos y enviados. Dos cuestiones me llaman la atención en la comunicación vía sms. La primera, los apodos o códigos que jamás utilizamos en otro tipo de comunicación. Varias personas, por ejemplo, se dirigen a la persona que tenía mi actual móvil de trabajo, como Echecadi. La segunda, el espacio-tiempo donde van a parar los sms enviados y recibidos cuando cambiamos de móvil. Aún conservo, anotados en un cuaderno, algunos de los sms recibidos a antiguos móviles. Viernes, 26 de diciembre de 2003. Urbi me envía el siguiente sms: “Espero que estés disfrutando y que el próximo año te traiga el trabajo de tus sueños. Besos.”

Dale al play y escucha el tema “Never let you go” del ruso Dima Bilan, el primer vídeo musical que pudiste escuchar en La Blogola.



Hasta el próximo lunes.

lunes, diciembre 15, 2008

Limpiaparabrisas

Domingo, 8 de diciembre de 2002. Quedo con Chus para comer en un restaurante peruano de Malasaña. Me quejo, entre otras muchas cosas, de la vida sin pareja. Le digo adiós a Chus en la Glorieta de Bilbao. Me dirijo al Metro para volver a casa. Me cruzo con Javier, un chico de unos veintitantos, tan alto como yo, moreno, delgadito, con unas enormes gafas de pasta negra. Me quedo mirándole, y cuando me doy cuenta, él está haciendo lo mismo. Lunes, 9 de diciembre de 2002. Cenamos en La Bardemcilla. Hablamos, hablamos y hablamos. Salimos a la calle y sigue lloviendo con la misma intensidad desde que empezó a media tarde. Los dos, bajo su inmenso paraguas. Nos vamos a su casa. Dormimos, abrazados, dos horas. Suena el despertador. Yo en la ducha, Javier en la cocina. Desayunamos. Salgo de su casa antes de las siete. Paso por casa, paseo a Roko, me voy a trabajar.

Odio diciembre. Empieza el mes y, el día internacional de la lucha contra el VIH SIDA, las cifras de la pandemia no permiten ser optimistas. Pasa una semana y, año tras año, recuerdo al único hombre del que he estado enamorado. Más elementos estresantes que trae diciembre. Un puente que, según el año, es cada vez más raro. La velocidad con la que, todos los años, llega el solsticio de invierno. Antes está el 18, el día del cumpleaños de Rafa, una amistad que me gustaría no perder (del todo). Ya sin calvo, el día 22, no es un elemento estresante. Hasta que alguno de los reporteros de Callejeros se haga con el puesto del calvo. “Que tengas suerte, bonita.” Nochebuena, Navidad. Hagamos el sorteo de con quién nos toca cenar y cuándo. “Que tengas suerte, bonita.” Los días más raros del año, desde Sant Esteve a Nochevieja. Llega el 31 de diciembre y, en 1988, muere mi padre. Odio diciembre.

La película La frontière de l’aube del director francés Philippe Garrel destaca negativamente por la mala construcción de la historia y de los personajes. Destaca, también negativamente, por la mala interpretación de sus dos protagonistas. Él, Louis Garrel – hijo del director; ella, Laura Smet. La película, cuyos subtítulos sincronizo, destaca positivamente por tres teorías. La primera, puesta en boca de su protagonista: “Cuando hayan muerto todos los supervivientes de campos de concentración, empezará la III Guerra Mundial.” La segunda teoría, puesta en boca de un personaje secundario, cuyo único texto coincide con la explicación de la teoría: “Soy antisemita. Yo soy el odio. El mundo se divide entre judíos y antisemitas. Y en el segundo grupo estoy yo.” La tercera teoría se desarrolla entre dos personajes secundarios: “El amor es como el movimiento de los limpiaparabrisas. Se aproximan, pero nunca llegan a tocarse.” El interlocutor le responde “Sí, pero hay algunos que sí llegan a juntarse.” Contesta el primero “Esos no es amor, eso es amistad.” No me resigno a ser el limpiaparabrisas trasero, que siempre va solo, añado.

Ahora dale al play y escucha al trío Acuario, capitaneado por Mayra Gómez Kemp, interpretando el tema “Eso es el amor.”



Hasta el próximo lunes.

martes, diciembre 09, 2008

Escucha

Cuenta María Casado en el Telediario de TVE1 que los españoles dormimos 50 minutos menos al día que la media europea y que trabajamos 200 horas más al año que el resto de europeos. Si esto fuera una operación matemática, el resultado sería mayor productividad. Como no lo es, pese a dormir menos y trabajar más, no somos más productivos. Explica la periodista que durante la II República, los españoles comíamos a las 12:00 y cenábamos a las 19:00. Las dificultades económicas provocadas por la Guerra Civil obligaron a los españoles a compaginar más de un trabajo – uno, por la mañana, de jornada intensiva; otro, por la tarde, también de jornada intensiva. Los dos – o tres – trabajos empujaron la comida más allá de las 14:00 y la cena mucho más allá de las 20:00.

Si crees que hoy toca la productividad española – a la cola en Europa – deja de leer ahora. Si crees que hoy toca el consumo de cocaína en España – a la cabeza en el mundo, superando a Estados Unidos – deja de leer ahora. Si crees que hoy toca la memoria histórica – el pasado no está detrás, sino dentro – deja de leer ahora. Si crees que hoy toca la televisión pública – yo quiero una tele pública de verdad y no TVE – deja de leer ahora. Si crees que hoy toca el servicio de atención al cliente en España – no lo busques, no existe – deja de leer ahora. Si no estás de acuerdo con lo que acabas de leer, dale al play.


Cafetería de la Estación de Chamartín de Madrid. Un joven y su madre toman café. La madre pide la cuenta y siguen hablando. Tiempo después, la madre vuelve a pedir la cuenta. Siguen charlando y, pasado un tiempo, la madre anima a su hijo a, sin pagar, levantarse y marcharse. ¡Si no traen la cuenta es que no les interesará cobrar! Autobús 124 de Estocolmo. Dos chicos de 15 años hablan. Uno: J.R.R. Tolkien ha escrito El Seños de los Anillos… Otro: ¿Estás tonto o qué? Ese tío murió hace la tira de años y El Señor de los Anillos se publicó hace un par de años… ¡Fue J.K. Rowling quién escribió El Señor de los Anillos! Cafetería VIPS de Príncipe de Vergara en Madrid. Cuatro señoras bien de 70 años meriendan. Se acerca la camarera y una de las mujeres le pregunta: ¿Tú de dónde eres? La camarera responde: De Bulgaria. La señora, repregunta: ¿Y es bonito tu pueblo? La camarera, resopla, y contesta: Yo no soy de pueblo, señora. Ocurren muchas historias curiosas a tu alrededor– en el metro camino del trabajo, en la cola del supermercado, de vacaciones en Mallorca – cuyos protagonistas somos, en algunas ocasiones, cualquiera de nosotros. En la página web sueca Tjuvlyssnat, los ciudadanos que escuchan dichas historias las cuelgan en la web. ¿Voluntarios para crear la web homóloga en España? Presta atención, escucha.

Ahora levántate, dale al play y baila con The Rubettes el tema “Sugar Baby Love”, incluido en la banda sonora de la película “Desayuno en Plutón.”



Hasta el próximo lunes.

lunes, diciembre 01, 2008

Condón

Titulares aparecidos en el diario El País: “Aumentan en España los casos de sida por transmisión sexual” (10/10/2006); “35.000 españoles son seropositivos y no lo saben” (30/11/2006); “Cada día se infectan ocho personas por el VIH en España” (1/12/2006). Titulares aparecidos en el diario El Mundo: “Pekín abre su primera clínica para homosexuales” (10/11/2006); “Bush y el Vaticano se aferran a la abstinencia y la fidelidad contra el SIDA” (1/12/2006); “Dos estudios confirman el papel de la circuncisión para prevenir la infección por VIH” (13/12/2006). Titulares aparecidos en el periódico La Vanguardia: “Diez enfermos mueren de SIDA por cada uno que se medica” (29/11/2006); “La epidemia del SIDA avanza 25 años después de su detección sin una vacuna” (1/12/2006). Algunos titulares de los aquí recogidos ayudan a construir imágenes del VIH/SIDA que no tienen nada que ver con la realidad, transmitiendo un mensaje erróneo: todos no somos iguales frente al VIH/SIDA.
Campaña del Ministerio de Sanidad y Consumo, 1995

Más de veinticinco años después del primer caso diagnosticado, las políticas de prevención continúan sin mencionar explícitamente el problema del VIH/SIDA. “Sexo seguro o no hay sexo” fue el slogan de una de las primeras campañas de prevención del Ministerio de Sanidad Holandés en 1993. Hace tres años, paseando por Nueva York, me llamó la atención un anuncio de la organización “Juventud frente al SIDA” en una marquesina de autobús. Aparecía Penélope Cruz con la boca tapada. El anuncio se preguntaba, ¿no hablar del mal? A continuación, un dato: 3 millones de personas murieron de SIDA en 2005. Hable de ello, extienda el mensaje, no la enfermedad. La responsabilidad de la extensión del mensaje, de la lucha contra la pandemia es de los gobiernos. Los mensajes no pueden estar condicionados por cuestiones personales, morales, o religiosas. Luiz Loures, Directora General de Iniciativas por el VIH/SIDA de la ONU, afirma que “anteponer la moral o la estética frente a la protección de la vida es, al menos, muy cruel.”


Afirma el antropólogo Pierre Bordieu que “la televisión pone en muy serio peligro las diferentes esferas de producción cultural.” Un reciente estudio de la empresa Barlovento Comunicación afirma que los españoles pasamos más de 3 horas y media al día frente al televisor. No creo que la producción cultural – tal como sostiene Bordieu – sea lo único que esté amenazado. También la economía, las relaciones sociales, y la salud de las personas. Una de mis chapas favoritas dice: “El SIDA es el único arma de destrucción masiva.” Son cuatro las maneras de transmisión del VIH: sangre, esperma, flujo vaginal, y leche materna. La mayoría de infecciones del VIH se realiza a través de relaciones sexuales sin protección, mediante el intercambio de esperma o flujo vaginal. El primer caso de VIH fue diagnosticado en Estados Unidos el 6 de Junio de 1981. ¿Cuándo fue la última vez que viste un anuncio en televisión sobre prevención en VIH?

Dale al play y disfruta del tema “Let the river run”, tema incluido en una de mis películas favoritas, Working Girl. Intérprete, Carly Simon.



Hasta el próximo martes.