lunes, octubre 06, 2008

Cazuela

Pedazo de mujer. Le dice un guardia de seguridad a otro en una de las empresas donde trabajo respecto a una visita que llega a la empresa. Sí, es un pivón, pero ese tipo de tías son de otro planeta. Oye tío – le replica el primero – que no me quiero casar con ella. Opción a. Es una tía que está tan buena que no saldría con un tipo normal. Opción b. Es una tía que está tan bien preparada que no saldría con un tipo normal.

Disney y el porno, en orden cronológico, me han hecho mucho daño. Disney me hizo creer que el cuento de mi vida se desarrollaría de la siguiente manera. Princesa (yo) asiste a baile (bar de copas), conoce príncipe azul, se casan, se van a vivir a un castillo (ático en el centro), son felices, tienen hijos, generan ondas expansivas de felicidad que contagian a las personas que les rodean. El porno, por otro lado, me ha hecho creer que el cuento de mi vida se desarrollaría de la siguiente manera. Tipo normal acude a un bar de copas, conoce a un chulazo que es la envidia de todos los tipos normales, las amigas Mariliendres e incluso de tus hermanas. Se acuestan la primera noche, of course, vuelven a quedar, van al cine, cenan con los amigos, se casan, se van a vivir a un ático en el centro, son felices, tienen hijos, generan ondas expansivas de felicidad. En definitiva, Disney y el porno, no se diferencian tanto.

Mi realidad, sin embargo, dista mucho de Disney y el porno. Tipo normal conoce a tipo normal en un bar de copas, vía match.com o mediante amigos. Nos acostamos la primera noche, intercambiamos teléfonos, no desayunamos juntos. Y vuelta a empezar. Tipo normal conoce… En algunos casos, después de la primera noche, al cabo de unos días, hablamos, intercambiamos mensajes. Tomamos una caña, damos un paseo, vemos una peli. A todos los tipos normales nos gustaría conocer a nuestro chulazo-príncipe azul. Incluido el tipo normal con el que establecemos una relación de pareja. Voy al supermercado, paseo a Roko, voy a trabajar. En muchas de nuestras actividades cotidianas nos encontramos con gran número de tipos normales con los que fantaseamos. Ahí fuera hay gran número de tipos normales que merecemos la pena. Tal como dice Sara, “ave que vuela, a la cazuela.”

Dale al play y escucha el tema “Alfie” de Lily Allen.



Hasta el próximo lunes.

8 comentarios:

Doctora Queer dijo...

Sigue rascando...

cuinetes dijo...

La vida está llena de gente normal extraordinaria!

Samy dijo...

La gente normal es la que más te sorprende....
Por ejemplo tú: qué haces utilizando la palabra "normal" cuando lo odiabas??? Creía que la palabra correcta era "corriente", "común"...
Un besote enoooorme para mi hermano más "raro"... ;-)
Te quiero!!!!!

Halo dijo...

dios yo no había pensado en la parte porno... ains.... pero vamos tedigo yo como está el mercado....

Nela dijo...

Hay Opción C????

Besotes, mon amur.

Anónimo dijo...

ja ja me parto. Es el efecto tanto callejero, callejero.
91570

Gonzalo dijo...

y a los que fantasiamos sexualmente con Mickey Mouse? somos normales?

Anónimo dijo...

´Gertrude Stein dijo "She always says she dislikes the abnormal, it es so obvious. She says the normal is so much more simply complicated and interesting."

Es una cita de su libro Autobiografía de Alice B. Toklas

Estoy deacuerdo con la cita, jejeje

MJ