lunes, diciembre 29, 2008

Almanaque

Gati duerme en la cocina. A la derecha, la encimera. Al fondo, más encimera y la nevera. A la izquierda, mesa y sillas. Bajo la mesa, la cesta de Gati. Sobre la pared, un reloj y un calendario. Por las noches, Gati salta y afila sus uñas sobre las hojas de papel del calendario. Necesitamos un calendario sobre el que salte Gati sin que haga trizas los meses del año. Croché, cafetería de El Escorial, regala a sus clientes un calendario de pared, de plástico y de una sola hoja. Es el calendario de Gati. Salta sobre él, pegado a la pared, sin rasgar ni un día. Hace ya más de tres lustros que, pasado el día de Navidad, vamos a Croché a por el calendario para la cocina.

La RAE define almanaque como el “Registro o catálogo que comprende todos los días del año, distribuidos por meses, con datos astronómicos y noticias relativas a celebraciones y festividades religiosas y civiles.” ¿Cómo medimos un año? Estaciones, meses, semanas, días, horas, minutos… Hay gente que mide los años en propósitos. Leo en El País Semanal un listado de diez propósitos para el año nuevo. Dejar de fumar, guardar la línea, aprender inglés, leer más, hacer ejercicio, pasar más tiempo en familia, trabajar menos, viajar más, mejorar las relaciones sexuales y aprender a hacer algo con las manos.



Al margen de los propósitos para 2009, un año se puede medir en muchas cosas más. En personas que has conocido, en trabajos que has coleccionado, en polvos que has echado, en viajes que has realizado, en fiestas a las que te han invitado, en libros que has leído, en conciertos en los que has bailado, en bodas a las que has asistido, en películas que has visto, en funerales que has llorado, en madrugones que te has pegado, en zapatos que has roto, en almanaques que has colgado… El término almanaque me arrebata. Recuerdo a mi abuela Isabel contemplando su almanaque. Ella medía los años en los resfriados que había pasado.

¿Cómo mides un año? Los protagonistas del musical Rent lo miden, al margen de en otras muchas cosas, en minutos: 525.600. Dale al play y escucha el tema “Seasons of Love”, incluido en el musical Rent.

Hasta el próximo año.

lunes, diciembre 22, 2008

SMS

“Buenos días, mi nombre es Jacqueline Hernández, soy la COO de NBC Telemando INC, gracias por asistir a este foro. El título de la conferencia es ‘El futuro de los medios y el entretenimiento digital se escribe en español.’ Como ven, hablo perfectamente español, pero la conferencia la voy a dar en inglés.” Cosas de la comunicación de los humanos. La conferencia de Jacqueline Hernández se desarrolla dentro del último Foro Internacional de Contenidos Digitales celebrado en Madrid el pasado mes de noviembre. Asisto, invitado por la empresa para la que trabajo, la entidad pública Red.es. La empresa anima a sus trabajadores a que asistan, dentro del horario laboral, a este tipo de iniciativas para motivar e incentivar a sus trabajadores. Cosas de la comunicación empresarial.

Jueves,3 de diciembre de 1992. Neil Papworth envía “Merry Christmas”, el primer sms comercial de la historia. Leo en El País
que, un año más, las compañías de telefonía móvil van a hacer el agosto en cuatro noches de frío invierno. Los datos son del año pasado, cuando España contaba con casi 40 millones de líneas. Las noches en cuestión: Nochebuena, Navidad, Nochevieja y Año Nuevo. El agosto en cuestión: 200 millones de sms a una media de 17,40 céntimos de euro cada uno, hacen un total de 35 millones de euros. 9 millones de euros por noche. Este año, superamos las 52 millones de líneas. Haz cálculos. Cosas de la comunicación.


Sábado, 12 de febrero de 2005. El edificio Windsor, una torre de oficinas en el distrito financiero de Madrid, se incendia. Paz y yo presenciamos la quema en directo. Desde entonces, todos los años, celebramos nuestro Windsoraniversario. Las oficinas de Red.es, también en el distrito financiero de Madrid, compartían pared con el Windsor. Al llegar a Red.es me facilitan un móvil de trabajo que, meses antes, perteneció a otra trabajadora. Sí, cotilleo en la agenda del móvil y en los sms recibidos y enviados. Dos cuestiones me llaman la atención en la comunicación vía sms. La primera, los apodos o códigos que jamás utilizamos en otro tipo de comunicación. Varias personas, por ejemplo, se dirigen a la persona que tenía mi actual móvil de trabajo, como Echecadi. La segunda, el espacio-tiempo donde van a parar los sms enviados y recibidos cuando cambiamos de móvil. Aún conservo, anotados en un cuaderno, algunos de los sms recibidos a antiguos móviles. Viernes, 26 de diciembre de 2003. Urbi me envía el siguiente sms: “Espero que estés disfrutando y que el próximo año te traiga el trabajo de tus sueños. Besos.”

Dale al play y escucha el tema “Never let you go” del ruso Dima Bilan, el primer vídeo musical que pudiste escuchar en La Blogola.



Hasta el próximo lunes.

lunes, diciembre 15, 2008

Limpiaparabrisas

Domingo, 8 de diciembre de 2002. Quedo con Chus para comer en un restaurante peruano de Malasaña. Me quejo, entre otras muchas cosas, de la vida sin pareja. Le digo adiós a Chus en la Glorieta de Bilbao. Me dirijo al Metro para volver a casa. Me cruzo con Javier, un chico de unos veintitantos, tan alto como yo, moreno, delgadito, con unas enormes gafas de pasta negra. Me quedo mirándole, y cuando me doy cuenta, él está haciendo lo mismo. Lunes, 9 de diciembre de 2002. Cenamos en La Bardemcilla. Hablamos, hablamos y hablamos. Salimos a la calle y sigue lloviendo con la misma intensidad desde que empezó a media tarde. Los dos, bajo su inmenso paraguas. Nos vamos a su casa. Dormimos, abrazados, dos horas. Suena el despertador. Yo en la ducha, Javier en la cocina. Desayunamos. Salgo de su casa antes de las siete. Paso por casa, paseo a Roko, me voy a trabajar.

Odio diciembre. Empieza el mes y, el día internacional de la lucha contra el VIH SIDA, las cifras de la pandemia no permiten ser optimistas. Pasa una semana y, año tras año, recuerdo al único hombre del que he estado enamorado. Más elementos estresantes que trae diciembre. Un puente que, según el año, es cada vez más raro. La velocidad con la que, todos los años, llega el solsticio de invierno. Antes está el 18, el día del cumpleaños de Rafa, una amistad que me gustaría no perder (del todo). Ya sin calvo, el día 22, no es un elemento estresante. Hasta que alguno de los reporteros de Callejeros se haga con el puesto del calvo. “Que tengas suerte, bonita.” Nochebuena, Navidad. Hagamos el sorteo de con quién nos toca cenar y cuándo. “Que tengas suerte, bonita.” Los días más raros del año, desde Sant Esteve a Nochevieja. Llega el 31 de diciembre y, en 1988, muere mi padre. Odio diciembre.

La película La frontière de l’aube del director francés Philippe Garrel destaca negativamente por la mala construcción de la historia y de los personajes. Destaca, también negativamente, por la mala interpretación de sus dos protagonistas. Él, Louis Garrel – hijo del director; ella, Laura Smet. La película, cuyos subtítulos sincronizo, destaca positivamente por tres teorías. La primera, puesta en boca de su protagonista: “Cuando hayan muerto todos los supervivientes de campos de concentración, empezará la III Guerra Mundial.” La segunda teoría, puesta en boca de un personaje secundario, cuyo único texto coincide con la explicación de la teoría: “Soy antisemita. Yo soy el odio. El mundo se divide entre judíos y antisemitas. Y en el segundo grupo estoy yo.” La tercera teoría se desarrolla entre dos personajes secundarios: “El amor es como el movimiento de los limpiaparabrisas. Se aproximan, pero nunca llegan a tocarse.” El interlocutor le responde “Sí, pero hay algunos que sí llegan a juntarse.” Contesta el primero “Esos no es amor, eso es amistad.” No me resigno a ser el limpiaparabrisas trasero, que siempre va solo, añado.

Ahora dale al play y escucha al trío Acuario, capitaneado por Mayra Gómez Kemp, interpretando el tema “Eso es el amor.”



Hasta el próximo lunes.

martes, diciembre 09, 2008

Escucha

Cuenta María Casado en el Telediario de TVE1 que los españoles dormimos 50 minutos menos al día que la media europea y que trabajamos 200 horas más al año que el resto de europeos. Si esto fuera una operación matemática, el resultado sería mayor productividad. Como no lo es, pese a dormir menos y trabajar más, no somos más productivos. Explica la periodista que durante la II República, los españoles comíamos a las 12:00 y cenábamos a las 19:00. Las dificultades económicas provocadas por la Guerra Civil obligaron a los españoles a compaginar más de un trabajo – uno, por la mañana, de jornada intensiva; otro, por la tarde, también de jornada intensiva. Los dos – o tres – trabajos empujaron la comida más allá de las 14:00 y la cena mucho más allá de las 20:00.

Si crees que hoy toca la productividad española – a la cola en Europa – deja de leer ahora. Si crees que hoy toca el consumo de cocaína en España – a la cabeza en el mundo, superando a Estados Unidos – deja de leer ahora. Si crees que hoy toca la memoria histórica – el pasado no está detrás, sino dentro – deja de leer ahora. Si crees que hoy toca la televisión pública – yo quiero una tele pública de verdad y no TVE – deja de leer ahora. Si crees que hoy toca el servicio de atención al cliente en España – no lo busques, no existe – deja de leer ahora. Si no estás de acuerdo con lo que acabas de leer, dale al play.


Cafetería de la Estación de Chamartín de Madrid. Un joven y su madre toman café. La madre pide la cuenta y siguen hablando. Tiempo después, la madre vuelve a pedir la cuenta. Siguen charlando y, pasado un tiempo, la madre anima a su hijo a, sin pagar, levantarse y marcharse. ¡Si no traen la cuenta es que no les interesará cobrar! Autobús 124 de Estocolmo. Dos chicos de 15 años hablan. Uno: J.R.R. Tolkien ha escrito El Seños de los Anillos… Otro: ¿Estás tonto o qué? Ese tío murió hace la tira de años y El Señor de los Anillos se publicó hace un par de años… ¡Fue J.K. Rowling quién escribió El Señor de los Anillos! Cafetería VIPS de Príncipe de Vergara en Madrid. Cuatro señoras bien de 70 años meriendan. Se acerca la camarera y una de las mujeres le pregunta: ¿Tú de dónde eres? La camarera responde: De Bulgaria. La señora, repregunta: ¿Y es bonito tu pueblo? La camarera, resopla, y contesta: Yo no soy de pueblo, señora. Ocurren muchas historias curiosas a tu alrededor– en el metro camino del trabajo, en la cola del supermercado, de vacaciones en Mallorca – cuyos protagonistas somos, en algunas ocasiones, cualquiera de nosotros. En la página web sueca Tjuvlyssnat, los ciudadanos que escuchan dichas historias las cuelgan en la web. ¿Voluntarios para crear la web homóloga en España? Presta atención, escucha.

Ahora levántate, dale al play y baila con The Rubettes el tema “Sugar Baby Love”, incluido en la banda sonora de la película “Desayuno en Plutón.”



Hasta el próximo lunes.

lunes, diciembre 01, 2008

Condón

Titulares aparecidos en el diario El País: “Aumentan en España los casos de sida por transmisión sexual” (10/10/2006); “35.000 españoles son seropositivos y no lo saben” (30/11/2006); “Cada día se infectan ocho personas por el VIH en España” (1/12/2006). Titulares aparecidos en el diario El Mundo: “Pekín abre su primera clínica para homosexuales” (10/11/2006); “Bush y el Vaticano se aferran a la abstinencia y la fidelidad contra el SIDA” (1/12/2006); “Dos estudios confirman el papel de la circuncisión para prevenir la infección por VIH” (13/12/2006). Titulares aparecidos en el periódico La Vanguardia: “Diez enfermos mueren de SIDA por cada uno que se medica” (29/11/2006); “La epidemia del SIDA avanza 25 años después de su detección sin una vacuna” (1/12/2006). Algunos titulares de los aquí recogidos ayudan a construir imágenes del VIH/SIDA que no tienen nada que ver con la realidad, transmitiendo un mensaje erróneo: todos no somos iguales frente al VIH/SIDA.
Campaña del Ministerio de Sanidad y Consumo, 1995

Más de veinticinco años después del primer caso diagnosticado, las políticas de prevención continúan sin mencionar explícitamente el problema del VIH/SIDA. “Sexo seguro o no hay sexo” fue el slogan de una de las primeras campañas de prevención del Ministerio de Sanidad Holandés en 1993. Hace tres años, paseando por Nueva York, me llamó la atención un anuncio de la organización “Juventud frente al SIDA” en una marquesina de autobús. Aparecía Penélope Cruz con la boca tapada. El anuncio se preguntaba, ¿no hablar del mal? A continuación, un dato: 3 millones de personas murieron de SIDA en 2005. Hable de ello, extienda el mensaje, no la enfermedad. La responsabilidad de la extensión del mensaje, de la lucha contra la pandemia es de los gobiernos. Los mensajes no pueden estar condicionados por cuestiones personales, morales, o religiosas. Luiz Loures, Directora General de Iniciativas por el VIH/SIDA de la ONU, afirma que “anteponer la moral o la estética frente a la protección de la vida es, al menos, muy cruel.”


Afirma el antropólogo Pierre Bordieu que “la televisión pone en muy serio peligro las diferentes esferas de producción cultural.” Un reciente estudio de la empresa Barlovento Comunicación afirma que los españoles pasamos más de 3 horas y media al día frente al televisor. No creo que la producción cultural – tal como sostiene Bordieu – sea lo único que esté amenazado. También la economía, las relaciones sociales, y la salud de las personas. Una de mis chapas favoritas dice: “El SIDA es el único arma de destrucción masiva.” Son cuatro las maneras de transmisión del VIH: sangre, esperma, flujo vaginal, y leche materna. La mayoría de infecciones del VIH se realiza a través de relaciones sexuales sin protección, mediante el intercambio de esperma o flujo vaginal. El primer caso de VIH fue diagnosticado en Estados Unidos el 6 de Junio de 1981. ¿Cuándo fue la última vez que viste un anuncio en televisión sobre prevención en VIH?

Dale al play y disfruta del tema “Let the river run”, tema incluido en una de mis películas favoritas, Working Girl. Intérprete, Carly Simon.



Hasta el próximo martes.

lunes, noviembre 24, 2008

Conservador

Jueves, 24 de noviembre de 2005.

Llueve en Manhattan. Nos levantamos tarde – nos acostamos tarde después de asistir al estreno de Rent, y nos vamos a pasear por el mid-town. Recorremos Central Park, Quinta Avenida. Parada técnica o brunch en Café Metro, justo al lado de Tiffany’s. Seguimos por Rockefeller Center. Ya está colocado el árbol de navidad y la pista de patinaje sobre hielo. Saks ofrece un espectáculo luminoso y musical tipo “Cortilandia” pero para adultos y en plan fino diseñado por Svarowsky. Pasamos por delante del Metropolitan. Está cerrado y su fachada en proceso de restauración. Es el cuarto jueves de noviembre, Thanksgiving – el día de Acción de Gracias. Unos amigos nos invitan a cenar pavo y me ofrecen trincharlo. Pavo con migas vegetales, puré de patatas, de boniato, salsa de arándanos y tarta de calabaza. Thanksgiving. Muchas risas y muy buena conversación. Volvemos a casa. Hace mucho, mucho, mucho frío.

Sábado, 25 de noviembre de 2006.

Frío intenso en Madrid de un invierno que oficialmente aún no ha llegado. Me invitan a celebrar Thanksgiving. No es el cuarto jueves, es el cuarto sábado de noviembre. Las responsabilidades laborales hacen que comamos el pavo, el stuffin, las salsas, los purés y la tarta de manzana dos días después. Sábado intensamente frío al tiempo que soleado. Paseo matutino con Roko. Compro budweiser y marshmallows en el supermercado. Me citan a media tarde. Antes de la cena hay tiempo para compartir risas y los últimos preparativos. Thanksgiving es mi celebración americana favorita. La “nochebuena” estadounidense – en cuanto a carga emocional – es más abierta que la que celebramos aquí en diciembre. Abierta a amigos, a conocidos, a desconocidos. Emily trincha el pavo. Comemos, a intervalos, durante horas. Nos reímos a carcajada limpia jugando al pictionary. Conozco a Gabe, quien será mi compañero de piso, y sin embargo amigo americano, durante casi dos años.

Viernes, 23 de noviembre de 2007.

Acabo de dar mi clase, recojo el pavo y me voy a casa. Son las dos de la tarde y este pavo va a necesitar muchas horas de horno, pienso. Organizo Thanksgiving por primera vez. Los motivos, varios. Uno de ellos, Gabe está lejos de su familia y amigos y a mí me apetece celebrarlo con él y con amigos. Citamos a María José a media tarde para que nos eche una mano y nos echemos unas risas. Experiencia previa en organizar Thanksgiving, ninguna. Por eso Gabe no se separa de su portátil, consultando la web de Martha Stewart ni María José de la cocina, sin fe en la capacidad organizativa del anfitrión. Sí, el pavo necesita muchas horas de horno. Los purés de patata y de boniato, con María José, necesitaron menos horas de las previstas. De las salsas se encarga Paz, quien también ha traído el tenedor para trinchar. A las migas vegetales, Gabe no le quitaba el ojo de encima. Al pavo tampoco le quitó ojo de encima cuando lo trinchó.

Lo sé, soy un conservador.
Ahora dale al play y disfruta del tema It Had To Be You, del músico y actor Harry Connick Jr., incluida en la banda sonora de When Harry met Rally.



Hasta el próximo lunes.

lunes, noviembre 17, 2008

Nuez

[Sirvan estas líneas para aclarar algunas cuestiones en referencia a los últimos post publicados en La Blogola tras la multitud de correos electrónicos, mensajes al móvil y llamadas. Éste no es un blog de pesca. Sí es apto para todos los públicos, si bien no es apto para todos los tipos de humor. En el universo de los Blogs, los hay para todos los gustos. El encuentro entre lector y Blog es, siempre, voluntario. También en La Blogola. La Blogola no es temática. No siempre habla de política, no siempre habla de sexo, no siempre habla de sus lectores, no siempre habla de su autor. La Blogola plantea, a partir de algún hecho real, alguna cuestión que pueda interesar a sus lectores. La Blogola intenta, parafraseando a Oscar Wilde, vivir, no sólo existir.]


Ahora sí, empieza a leer La Blogola de hoy lunes, 17 de noviembre de 2008.

La tradición oral de Costa de Marfil, según cuenta la Profesora de la Universidad Complutense Barbara Fraticelli, explica porqué los ancianos llevan siempre nueces en los bolsillos. En una de las fuentes del comedor de mi casa siempre hay nueces. El pasado sábado disfruté, en el comedor de mi casa, de uno de los momentos más divertidos de los últimos meses en compañía de Paz y Maribel. Cuatro son multitud. Sobre todo si uno de los cuatro es un donut relleno de nueces de macadamia. A Maribel no le gustan, a Paz sí. A mí, digamos que no me apasionan. La nuez es un fruto seco y un cartílago humano. La nuez de macadamia es una variedad del fruto seco que se encuentra en Australia.

Mi madre cumple hoy 63 años. Cuando mi madre tenía mi edad, yo ya tenía un año. Durante mi adolescencia, recuerdo a mi madre explicándome que la aparición de la nuez en el cuello de los hombres significaba el fin de la adolescencia. Asociada dicha aparición al cambio de voz, la nuez no es más que el cartílago que recubre la laringe. Sobresale al dejar el cartílago un espacio más grande para que retumben las cuerdas vocales de una forma más grave. No existe una relación directa entre la gravedad de la voz y la visibilidad de la nuez. Tampoco existe una edad concreta en la que aparece. Mi nuez no se distingue del perfil de mi cuello. La gravedad de mi voz, que recuerdo apareció a los 14 años, ha facilitado que me tomen en serio en infinidad de ocaciones.

Mi nueva Jefa, Cristina, me comentaba el otro día que el hecho de aparentar ser mayor de lo que realmente uno es ayuda, profesionalmente, a que a uno le tomen en serio. Tener una voz grave ayuda, profesionalmente, a que a uno le tomen en serio, al margen del tamaño de la nuez, añado. Día 2 en mi nuevo trabajo. Un compañero de oficina, que no de departamento, me pregunta, curioso, cuánto tiempo llevo trabajando en el proyecto, aun sin estar en la oficina. Dos días, le contesto. El tamaño de la nuez de Sébastien Charles, en el corto Une robe d'été del director Francis Ozon, es del mismo tamaño que su gayness.

Puedes ver el tamaño de la nuez de Sébastien Charles dándole al play y escuchando la canción francesa “Bang, Bang.” Intérprete original, Sheila. Puesta en escena, Sébastien Charles.



Hasta el próximo lunes.

lunes, noviembre 10, 2008

Decoro

Taylor es una estudiante negra en un instituto de Alburquerque, Estados Unidos. La profesora de teatro le pregunta ¿qué quiere ser de mayor? Ella responde: ¿Mi futuro? Me gustaría ser Presidente de Estados Unidos. ¿Ficción o realidad? La escena se desarrolla en la última entrega de la trilogía High School Musical. En el mismo estado sureño, hace tan sólo cincuenta años, los negros no estaban autorizados a entrar en los mismos espacios cerrados que los blancos. No fue hasta 1962 cuando un negro fue admitido en una universidad en Estados Unidos. Ese mismo país, eligió el pasado martes al primer Presidente negro de Estados Unidos. Pellízcate, es una realidad.

Ahora dale al play y escucha el tema American Prayer. Letra y música de Dave Stewart.




Cambio de tercio. Dice Alberto que la legislación española no permite a una persona pescar con más de dos cañas al mismo tiempo. Tiene sentido. Si pican ambas a la vez, puedes hacerte con las dos piezas, aunque con cierta dificultad. En El País Semanal de ayer domingo, el artículo semanal dedicado a la psicología cognitiva, titulaba: “Decídete a tomar decisiones.” Imagina que, en lugar de dos cañas, has plantado el doble. O el triple. Imagina ahora que pican todas a la vez. ¿Qué haces? Sí, tomar una decisión y elegir. Otra opción es lanzar una red, o la pesca de arrastre. Tal como dice Ros, la pesca nocturna distingue dos franjas horarias. Pesca selectiva de bajura, con caña, hasta las 4 de la mañana. Pesca de arrastre, durante las últimas horas de la madrugada.

Verano de 2008. Comienzo a trabajar como Jefe de Estudios en un Centro de Idiomas. Preparar el comienzo de un curso nuevo no es fácil. Lo es menos cuando tu jefe no incluye en su vocabulario la palabra “gracias.” Es septiembre cuando la mayoría de la gente decide aprender inglés, apuntarse al gimnasio y dejar de fumar. El resto lo hace en enero. “¿Crisis? ¿Qué crisis?” Las preguntas, al margen de titular uno de los discos de Supertramp, se las formula José Ignacio Ustarán,
Presidente de la Asociación de Empresas de Formación On-line. Crisis en japonés, según nos cuenta el blog de Héctor García, es la combinación de los caracteres “peligro” y “oportunidad.” ¿Crisis? ¿Qué crisis? Me he preguntado yo este fin de semana que he visitado Santiago de Compostela como subtitulador sincronizante de Cineuropa.


Empezamos y acabamos hablando de pesca. Honesto: “decente o decoroso; recatado, pudoroso; razonable, justo; probo, recto, honrado.” Camaleón: “persona que tiene habilidad para cambiar de actitud y conducta, adoptando en cada caso la más ventajosa.” Decoro: “honor, respeto; pureza, honestidad, recato; honra, pundonor, estimación.” Diccionario de la RAE dixit. Finales de octubre de 2008. Le digo a Julio, uno de los mejores profesores que he contratado para el centro, que me voy de la empresa. Al margen de la sorpresa inicial, me comenta “Bueno, tú llevabas aquí algunos años, ¿no?” Desde este verano, le respondo. Su sorpresa y mi autoestima aumentan. Remata: enhorabuena por tu decoro y buen hacer. ¿Cuándo empiezas en la nueva empresa?, pregunta. El 10 de noviembre de 2008, respondo.

lunes, noviembre 03, 2008

Martes

Mañana es el primer martes después del primer lunes de noviembre. Es, desde 1875, el día elegido para que los estadounidenses acudan a votar. A finales del siglo XIX, la mayoría de la población de Estados Unidos se dedicaba a la agricultura y a la ganadería. Noviembre es, antes y ahora, uno de los meses en los que la actividad en el campo se reduce drásticamente. La cosecha ha finalizado y el duro invierno todavía no ha llegado, lo que facilita los desplazamientos de la población rural. Éstos debían realizar largos viajes para poder votar, por lo que algunos iniciaban su viaje el día anterior. Éste no podía ser domingo, ya que sería incompatible con el culto religioso. El primer martes después del primer lunes aseguraba, además, la no coincidencia del día de las elecciones con la festividad católica de Todos los Santos, al tiempo que facilitaba la participación en las elecciones de los comerciantes, el verdadero motor de un país. Éstos cerraban sus cuentas el primer día del mes, lo que, según la Comisión Federal Electoral, el éxito o fracaso económico del comerciante podía influir en la votación.




Me encantan las road movies. “Well I can't tell you where I'm going, I'm not sure of where I've been/But I know I must keep travelin' till my road comes to an end/I'm out here on my journey, trying to make the most of it/I'm a puzzle, I must figure out where all my pieces fit.” “No te puedo decir dónde voy a ir, no estoy seguro dónde he estado/Sé que debo continuar el viaje hasta que mi camino llegue a su fin/Aquí estoy en mi recorrido, tratando de sacar el mayor provecho/Soy un puzzle que debe encontrar dónde encajan todas sus piezas” Es Dolly Parton quien utiliza estos versos al comienzo del tema “Travelin’thru” “Viajando a través”. El tema forma parte de la banda sonora de Transamerica, la película donde Felicity Huffman interpreta a una persona transexual que, en coche, recorre Estados Unidos de costa a costa al tiempo que la historia recorre la vida del protagonista, Bree.

Son cuatro los principales retos del 44º Presidente de los Estados Unidos. El primero de ellos, la gestión de la victoria. Si gana Obama, saber administrar tanta expectativa creada ante sus capacidades políticas y personales. Si gana McCain, evitar el posible desánimo bursátil – nacional e internacional - ante la supuesta continuidad en la política económica. El segundo reto, inyectar ánimo en los mercados de todo el mundo y no limitarse a inyectar liquidez en las grandes responsables de la situación económica actual. El tercero, trabajar por la seguridad nacional – una de las mayores preocupaciones de los norteamericanos – lo que significaría trabajar por la seguridad mundial. El último reto del próximo Presidente de Estados Unidos es mejorar las relaciones internacionales, con los países amigos y los países enemigos. En definitiva, los estadounidenses eligen mañana al Presidente de Estados Unidos que gestionará la mala herencia de Bush y un futuro incierto.

Escucha el tema “Travelin’ Thru” de Dolly Parton dándole al play.




Hasta el próximo lunes.

lunes, octubre 27, 2008

Pescar

Antes. Treintañero con formación universitaria, idiomas, experiencia laboral repasa los anuncios de trabajo de El País de los Negocios sin prestar mucha atención. No voy a enviar mi currículo a esta empresa – piensa ante una oferta interesante – porque no me van a llamar. El mismo treintañero se toma una copa en un local un viernes por la noche. Entre amigos, comentan la semana, comparten deseos y frustraciones. No voy a acercarme – piensa ante la posibilidad de conocer a un chico tan atractivo – porque no le voy a interesar. El mismo treintañero ojea y hojea un folleto de formación de postgrado. No voy a enviar la solicitud – piensa ante la hoja que muestra dos de los master que siempre quiso hacer – porque no me van a preseleccionar.

Ahora. Añadamos algunas canas al treintañero. Hay varias ofertas de trabajo en cuyos procesos de selección le gustaría participar. Sería genial trabajar más cerca de casa y tener un mejor jefe, ¿no? – piensa el treintañero – así que antes de que acabe la semana tengo que enviar los cuatro currículum. Volveré a llamarles – piensa en los amigos con los que se lo pasa bien – para que nos veamos a lo largo de la semana, al salir del trabajo, nos tomemos algo, nos echemos unas risas. Ya tengo toda la documentación – piensa el treintañero después de haber rellenado varias solicitudes para cursar diferentes master – así que tengo que enviarla antes del próximo lunes.

Dice Ignacio que para poder conseguir un objetivo – ya sea profesional, personal o académico – hay que lanzar muchas cañas de pescar a la vez. Cuantas más cañas plantes en la orilla, más posibilidades de pescar una buena pieza. Cuando, una vez plantadas varias cañas, dos ejemplares pican a la vez, con habilidad, fuerza y energía, siempre es posible conseguir las dos piezas, los dos objetivos. Sin embargo, no siempre tienes la habilidad, fuerza y energía necesaria para conseguirlos. El problema llega cuando todas las cañas plantadas en la orilla han conseguido pescar una buena pieza. ¿Qué haces cuando son varias las ofertas de trabajo, varios los chicos que te gustan y con los que te lo pasas bien, varios los master para los que te han preseleccionado?

Dale al play y escucha el tema Kamikaze de Amaral.



Hasta el próximo lunes.

lunes, octubre 20, 2008

Relleno

Practica este movimiento de manos antes de seguir leyendo. Coloca la mano izquierda perpendicular al tronco, con la palma hacia abajo. Mueve la mano derecha de arriba abajo, con la palma hacia el tronco, debajo de la mano izquierda, golpeando el lateral del índice derecho contra la palma izquierda. ¿Lo tienes? Es decir, lenguaje no verbal para decir “vamos.” Ahora sí, sigue leyendo. Chica conoce a chico en un local de moda. Intercambian confidencias, fluidos y números de teléfono. Opción a: el bar está en cualquier ciudad española y el chico, mediante lenguaje no verbal, le dice a la chica que mejor se marchan. Opción b: el bar está en cualquier ciudad alemana y el chico, mediante el mismo movimiento, le dice a la chica que quiere follar con ella. Diferencias culturales.

Suena el teléfono. Abro el bolso. La agenda, el dildo, los pañuelos, la polvera, los condones, el teléfono. ¿Sí? Buenos días, mi nombre es María, le llamo de… No, otra compañía ofreciéndome tarifas de móvil más baratas. Seguía esperando a Carlos, sentado a la mesa del vegetariano, para celebrar mi ascensión en el trabajo. Sí, he dicho ascensión y no ascenso. En la mesa de al lado, un chulazo no dejaba de mirarme. Mientras, mis dedos picoteaban los crostini que me habían traído para hacer tiempo. ¿Quieres?, le pregunté. Opción a: el chulazo, de origen español, sonríe y responde “No, gracias.” Pura cortesía. Opción b: el chulazo, de origen alemán, sonríe, se acerca, coge un crostini y dice: “Gracias.” Puta cortesía, pienso.

“En una clase de inglés, ¿quiénes son peores alumnos, los niños, adolescentes o adultos?” me pregunta una amiga de Ana en su fiesta de cumpleaños e inauguración de casa. El español medio, ya sea niño, adolescente o adulto, es un mal alumno. No soy partidario de dar consejos. Sin embargo, a los profesores de mi centro, siempre les advierto. “En clase, tratad siempre a los niños como adultos y a los adultos como niños.” El niño acepta, normalmente, aquello que le presentas, sin cuestionarse constantemente el porqué. El adulto traduce, normalmente, de manera literal, aquello que le presentas, sin cuestionarse porqué lo está haciendo. “Excuse me, how much does a filling cost?” Traducción: Disculpe, ¿cuánto vale un empaste? Traducción literal: Disculpe, ¿cuánto vale un relleno?

Dale al play y escuche el tema “Rose Rouge” de St. Germain, pieza musical de la película Serendipity.



Hasta el próximo lunes.


P.D. La pasada semana, los subtítulos sincronizados crearon bastante expectativa. El próximo sábado y el próximo domingo tenéis una oportunidad para ver cómo lo hago con una película francesa, Naissance des Pieuvres, en La Casa Encendida.

lunes, octubre 13, 2008

5.385

Trabajo full time como Jefe de Estudios en un centro de idiomas. Mucho ruido y pocas nueces. Los fines de semana mantengo uno de mis trabajos part time que coleccioné el año pasado. Sincronizador de subtítulos o, como me decía Rafa el pasado sábado, subtitulador sincronizante. Una vez más, mucho ruido y pocas nueces. En la película del pasado fin de semana, rusa, The Banishment, Mark le dice a Alex “La vida es un juego. Juegas con las cartas que te tocan.” ¿Cómo lleváis vuestras partidas? Azar, suerte, casualidad.

Ahí va el trailer de la próxima peli a sincronizar, la alemana Knallhart.



Si te animas a ver como sincronizo subtítulos, Cine Contemporáneo en Casa Encendida.

El espermatozoide que fui conoció casualmente al óvulo que también fui. El número de espermatozoides apostantes es muy elevado. La combinación ganadora de espermatozoide y óvulo solo es una. Azar, suerte, fortuna. Conocí casualmente a Ignacio una tarde en Cogam. Un año más tarde, mi ya amigo Ignacio y yo celebrábamos las Fiestas de la Paloma. Ignacio me presentó, casualmente, a Jordi. Años, risas, viajes, peleas y cervezas después, Jordi me consiguió el trabajo de sincronizador subtitulante. Azar, suerte, casualidad.

Un cuento etíope dice así: “Estaba Dios creando al hombre y para ello metió una masa en el horno, calculó mal el tiempo y cuando la sacó estaba poco hecha. Entonces dijo: "tu serás el hombre blanco". Volvió a meter la masa en el horno y esta vez se pasó de tiempo y cuando la sacó estaba demasiado hecha. Entonces dijo: "tu serás el hombre negro". Volvió a meter la masa en el horno y esta vez si salió en su punto, perfecta. Dijo entonces: "tu serás el hombre etíope." Azar, suerte, casualidad.

En inglés, la expresión para referirse al útero materno es, casualmente, el horno. Por cierto, ya soy tío. La masa de la que está hecha mi sobrina tiene los mejores ingredientes. Además, no será hasta dentro de un par de meses cuando Anabel y Jordi vayan a recogerla. Tienen que esperar a que la masa esté en su punto, perfecta. Los kilómetros que separan Madrid de Addis Abeba son, casualmente, las cuatro cifras de mi antiguo pin, 5385. Azar, suerte, casualidad.

Dale al play y escucha el tema “Extreme Ways” de Moby, pieza musical de la Trilogía de Bourne.



Hasta el próximo lunes.

lunes, octubre 06, 2008

Cazuela

Pedazo de mujer. Le dice un guardia de seguridad a otro en una de las empresas donde trabajo respecto a una visita que llega a la empresa. Sí, es un pivón, pero ese tipo de tías son de otro planeta. Oye tío – le replica el primero – que no me quiero casar con ella. Opción a. Es una tía que está tan buena que no saldría con un tipo normal. Opción b. Es una tía que está tan bien preparada que no saldría con un tipo normal.

Disney y el porno, en orden cronológico, me han hecho mucho daño. Disney me hizo creer que el cuento de mi vida se desarrollaría de la siguiente manera. Princesa (yo) asiste a baile (bar de copas), conoce príncipe azul, se casan, se van a vivir a un castillo (ático en el centro), son felices, tienen hijos, generan ondas expansivas de felicidad que contagian a las personas que les rodean. El porno, por otro lado, me ha hecho creer que el cuento de mi vida se desarrollaría de la siguiente manera. Tipo normal acude a un bar de copas, conoce a un chulazo que es la envidia de todos los tipos normales, las amigas Mariliendres e incluso de tus hermanas. Se acuestan la primera noche, of course, vuelven a quedar, van al cine, cenan con los amigos, se casan, se van a vivir a un ático en el centro, son felices, tienen hijos, generan ondas expansivas de felicidad. En definitiva, Disney y el porno, no se diferencian tanto.

Mi realidad, sin embargo, dista mucho de Disney y el porno. Tipo normal conoce a tipo normal en un bar de copas, vía match.com o mediante amigos. Nos acostamos la primera noche, intercambiamos teléfonos, no desayunamos juntos. Y vuelta a empezar. Tipo normal conoce… En algunos casos, después de la primera noche, al cabo de unos días, hablamos, intercambiamos mensajes. Tomamos una caña, damos un paseo, vemos una peli. A todos los tipos normales nos gustaría conocer a nuestro chulazo-príncipe azul. Incluido el tipo normal con el que establecemos una relación de pareja. Voy al supermercado, paseo a Roko, voy a trabajar. En muchas de nuestras actividades cotidianas nos encontramos con gran número de tipos normales con los que fantaseamos. Ahí fuera hay gran número de tipos normales que merecemos la pena. Tal como dice Sara, “ave que vuela, a la cazuela.”

Dale al play y escucha el tema “Alfie” de Lily Allen.



Hasta el próximo lunes.

lunes, septiembre 29, 2008

Pitbull

Gracias a todos por la cálida acogida. Por un lado, los comentarios. Gracias a la Doctora por ser, una vez más, la primera en comentar; a Fernando y a Ylva por hacer un hueco desde Asia; a Marisabel por recordarme que ha empezado el cole; a Ros por sus órdenes; a Nela por sus sueños; a Mimi por sus investigaciones; al anónimo por compararme con el nuevo anuncio de Coca Cola. Por otro lado, los mensajes al correo electrónico. Gracias a Paz por sus interrogantes; a Ana W. por catalogar este blog como de primera; a Raúl por su caudal; a Gonzalo por su amistad y su humor; a Cristina por haberse marchado a Reino Unido; a Chus por su espontaneidad y por ser mi talismán; a Sergio por dar señales de vida; a Jose por su ayuda; a mi hermana por su fidelidad. En definitiva, Muchas Gracias a TODOS los que leéis La Blogola. Ahora, al turrón.

“Dicen que cuando en Nueva York son las tres de la tarde, en Europa son las nueve de diez años antes.” Así empieza la recopilación de “Historias de Nueva York” del periodista Enric González publicada por RBA. Cuando me marché a California, muchos de vosotros me preguntasteis por el shock cultural. A todos os respondí que sí, que, al otro lado del charco, el día a día era diferente. Las diferencias, sin embargo, las iba incorporando a mi cotidianeidad sin darme cuenta. Cuando regresé a Europa, al margen del jet lag producido por la diferencia horaria, experimenté el llamado shock cultural en mi propio país. No entraré ahora en los
detalles del Cultural Shock. Sí, la sociedad norteamericana tiene tantas virtudes y defectos como la sociedad española.


Son muchas las diferencias entre norteamericanos y españoles. Allí, las tiendas no cierran ningún día de la semana - gracias a Ana por la foto en su reciente visita a Boston - la inversión en investigación y desarrollo es ingente, el acceso al alcohol está más restringido que el acceso a las armas, los complejos no figuran entre sus características culturales, las minorías son respetadas legalmente, los candidatos a presidente no pueden haber nacido fuera de su país y utilizan a sus familias en las campañas electorales, las oportunidades laborales y académicas son mayores, la mayor parte de sus universidades ocupan primeros puestos entre los mejores centros académicos del mundo, el respeto por la propiedad privada es real, su experiencia democrática nos adelanta algo más de algunas horas, la candidata republicana a la Vicepresidencia de Estados Unidos se permite hacer el siguiente chiste.




“¿Sabéis que diferencia una mujer todo terreno de un Pitbull? El lápiz de labios.” Así amenizaba Sarah Palin uno de sus discursos como candidata a la Vicepresidencia en la próximas elecciones en Estados Unidos. La candidata se presenta a sí misma como una mujer fuerte, capaz de criar a una gran prole en los valores cristianos al tiempo que es miembro destacada de la Asociación Nacional del Rifle. No qué me aterroriza más. La actual Gobernadora de Alaska comparándose con un animal agresivo y peligroso o bien los votantes republicanos riéndose con el chiste y arengando a su candidata blanca. Hablábamos de las diferencias entre Estados Unidos y España. No imagino a un candidato a Presidente del Gobierno comparándose con un animal potencialmente peligroso ni al votante medio español – más infiel que el norteamericano – carcajear al escuchar semejante comparación en el transcurso de un mitin.

¿Nos vemos el próximo domingo en Madrid?

“Have a Nice Day” dándole al play para escuchar a Stereophonics.



Hasta el próximo lunes.

lunes, septiembre 22, 2008

Nada

Lunes y Septiembre, las unidades de tiempo que más me ponen. Lo sé, soy un tipo raro. Nací un lunes, día de energías renovadas, comienzo de semana, una nueva oportunidad para empezar de nuevo. No nací en septiembre, mes de pilas cargadas, comienzo de año, una nueva oportunidad para la vida. Hoy es lunes y septiembre. Después de un año, después de mi travesía del desierto, he vuelto con las pilas más cargadas que nunca, con más voluntad de empezar de nuevo que nunca, con más ganas de aprovechar las oportunidades de la vida que nunca. He vuelto y no es sólo un buen propósito de año nuevo. Lo he hecho para quedarme.

¿Qué ha pasado durante los últimos doce meses? He acudido a decenas de entrevistas de trabajo, decepcionado a antiguos amigos, acabado proyectos, coleccionado trabajos temporales, conocido a personas, tocado fondo, acudido a una boda, superado crisis, recopilado amantes, despedido a amigos, cambiado de compañeros de piso, montado en bici, sufrido varios ataques de lumbago, aprobado exámenes, adelgazado, viajado, engordado, querido a mi familia, pensado en mi abuela, tomado prestado dinero, vendido libros, recibido clases, bebido alcohol, devuelto dinero, enfermado, impartido clases de inglés, tenido sexo, recuperado amistades, empezado proyectos, robado, conseguido un trabajo a tiempo completo, conocido a Carlos.

¿Qué va a pasar los próximos doce meses? Voy a aprender a nadar, devolver todo el dinero que me han prestado, realizar el curso de adaptación pedagógica, leer los domingos por la tarde, tener sexo, trabajar duro, mantener amigos, hablar menos, respirar mejor, recuperar amistades, escribir más, organizar fiestas, solicitar realizar el doctorado en Estados Unidos, querer más, fortalecer los músculos de mi espalda, pensar menos, empezar proyectos, perdonar, mantener mi recién estrenado trabajo a tiempo completo, conocer a Noa, comer mejor, pedir perdón, ahorrar, cuidar mi salud, dar alegrías, mejorar mi sueco, asistir a un par de bodas, acabar mi travesía del desierto, conocer más a Carlos.

Julia, quien me ha acompañado en la travesía del desierto, me dice que el único propósito a realizar es hacer. Hacer y no pensar. Si lo hubiera pensado, no me hubiera apuntado a clases de natación. Jueves, primer día de clase: “Buenos días, ¿la clase de nivel 0? – Yo soy el monitor, pero a esta hora sólo hay una clase y es de nivel 1 – Mejor me voy a mi casa… - No, ya que estás aquí, nada. Vete para allá de crol y vuélvete de espalda. Nada.” Martes, segundo día de clase: “Buenos días… - Al agua, quiero que hagáis dos largos de crol punto muerto, dos de espaldas, otros dos de crol completo… ¿Entendido?” Jueves, tercer día de clase, llego al vestuario. “Buenos días” Un hombre, de espaldas, se acaba de poner el bañador. Vaya culito pienso. Se gira y me da los buenos días el juez más guapo de la Audiencia Nacional.

Dale al play y escucha el tema Rentrée de Grande Marlaska.



Hasta el próximo lunes.