lunes, abril 09, 2007

Madera (Microrrelato)

Berlín, años 30. Una joven trabaja como bailarina en uno de los numerosos locales que llenan las noches de la ciudad de libertad y creatividad. La joven, que no guarda buena relación con su familia, guarda en el camerino las cosas que más aprecia. Las flores ya secas que le regaló su último novio, las prendas de ropa que más estima, y una caja de madera donde guarda la correspondencia que recibe de los admiradores que la visitan en el local. Como cada día, aquella noche, se dirigía a su camerino horas antes de la función para leer algunas de las cartas que guardaba en la caja. Entre las misivas, guardaba casi una treintena de cartas dirigidas a Nina y remitidas por Franz. Sin embargo, no sabía que aquella noche huiría de Berlín sin su caja de madera. Durante la función que representó “La noche de los cristales rotos,” no pudo despedirse de sus amigas, de sus recuerdos. Soldados nazis irrumpen en el local, y empiezan a detener a judíos y homosexuales. Uno de los soldados, Gerhard, empieza a curiosear por los camerinos ya vacíos. Encuentra la caja de madera y se la lleva.

Londres, años 60. Un joven pintor recibe un telegrama. Su padre, del que no tenía contacto desde hacía años, ha muerto. El joven Franz debe viajar a Berlín al entierro de su padre. Allí conoce a miembros de su familia de los que no sabía de su existencia. Después del funeral, su tía Margerit le entrega una caja de madera con las cartas que su padre Gerhard le escribió durante veinte años pero nunca se atrevió a enviarle. Franz, de regreso a Londres, descubre que entre la correspondencia de su padre hay más de cincuenta cartas dirigidas a otras personas. Franz nunca quiso saber nada de la vida de su padre, de su trabajo en la GESTAPO. Ahora Franz, frente a la caja de madera, se cuestiona si ahora que Gerhard ya ha muerto, puede enfrentarse a todo lo que nunca quiso saber de su padre.

Dale al play y disfruta del tema “Long Distance Call” de los franceses Phoenix.



Hasta la próxima semana.

2 comentarios:

onesister dijo...

hola!
este microrrelato podría ser un macrorrelato?
me tiene intrigada...

Halo dijo...

muy chulo... me gusta....

y phoenix... también... el marido de sofia coppola canta mu requete...