lunes, abril 02, 2007

Domingo (Microrrelato)

Me desperté y amanecí en una urna llena de ojos de vaca. Salí como pude del contenedor de cristal y regueros de sangre recorrían mi cuerpo desnudo. Intenté recordar cuándo y dónde me eché a dormir la noche anterior, pero en ese momento todos los ojos comenzaron a mirarme fijamente. Salí corriendo sobre fina arena, dejando atrás cientos de miradas de vaca. Nunca me gustó la carne, y recuerdo las discusiones diarias con mi madre sobre la cantidad de carne que debía comer para ser fuerte, para tener energía. Seguía corriendo, pensando en los filetes de ternera de mi madre y en los ojos que seguían observando cómo corría en aquel desierto de arena y vísceras. Escuché el ruido de un avión cuando empezaban a flaquear mis fuerzas para seguir corriendo. Quizá mi madre tenía razón, debía haber comido más carne de pequeño. El sonido del avión se aproximaba y yo no podía localizarlo en el inmenso cielo azul, en el que no se distinguía ninguna nube. Una sombra sobre la arena me anunciaba la proximidad del avión. El ensordecedor ruido me tiró al suelo. Me levanté con el cuerpo rebozado de arena. Mi tía Aurora comía con nosotros todos los domingos. Mi madre cocinaba paella y mi tía traía las mejores croquetas de pollo del mundo para el aperitivo. En ese momento me sentí como una de las croquetas de mi tía Aurora. El truco de las croquetas, según mi tía, estaba en rebozarlas dos veces. Cuando observaba mis pies, rebozados de arena, el cielo se cubrió de nubes. Miré a mí alrededor y, donde antes no había nada, había cientos de urnas de cristal del mismo tamaño cerradas llenas de ojos de vaca. El avión, pensé. Me llamó la atención una de los contenedores de vidrio. Los ojos se movían, emitiendo un desagradable sonido muy agudo. Me hice paso entre las urnas y, bajo la lluvia, seguí corriendo hacía el coche de mi hermano Antonio. Era domingo, pero me apetecía comer un buen filete de ternera poco hecho.

Monta tu adrenalina en la montaña rusa “Escapar.” Disfrutad tanto como yo al escuchar el tema de Moby y Eva Amaral.



Hasta la próxima semana.

5 comentarios:

Halo dijo...

no puedo con amaral... el relato bien, desconcertante!!!!

cuinetes dijo...

Pues a mi me gusta mucho Amaral! Y el texto... qué pesadilla! Sabes que significan los ojos de vaca?

José Luis dijo...

¿Qué significan los ojos de vaca?

ojo de buey dijo...

no me ha molao ná de ná... me da asco...

marisabel dijo...

si no lo sé, por eso lo pregunto! Tal vez te sientas obsevado por ojos que no ven (expediente X)?ja,ja,ja...